Putin y Poroshenko tienen un primer encuentro en Normandía

Las emocionantes ceremonias del 70 aniversario del Desembarco aliado fueron la ocasión para que el presidente ruso y su par ucraniano pudieran dialogar, tras lo que el primero calificó de ...
El presidente ruso, Vladimir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel, conversan durante la conmemoración del Día D, en Ouistreham, Normandía
El presidente ruso, Vladimir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel, conversan durante la conmemoración del Día D, en Ouistreham, Normandía (AFP )

Benouville

La búsqueda de una solución a la crisis en Ucrania se impuso el viernes, con un comienzo de diálogo entre el presidente ruso Vladimir Putin y el mandatario ucraniano electo, Petro Poroshenko, en un diálogo propiciado por las emocionantes ceremonias del 70º aniversario de Desembarco en Normandía (Francia).

Las imágenes furtivas del presidente ruso hablando con Poroshenko, seguidas por el anuncio de un breve encuentro entre Putin y el presidente estadunidense Barack Obama, caracterizaron este primer paso hacia la desescalada. El mandatario ruso calificó de "globalmente justa" la visión del presidente electo de Ucrania, Petro Poroshenko, sobre la crisis en este país vecino de Rusia.

"Pienso que el intercambio de puntos de vista fue positivo", declaró Putin a la televisión rusa desde Francia, refiriéndose a sus entrevistas con el primer ministro británico David Cameron, la jefa de gobierno alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande. Con el mandatario estadunidense, Barack Obama, "conversamos dos veces, de modo bastante sustancioso", estimó Putin.

Según un responsable estadunidense, Obama le dijo hoy a Putin que debe apaciguar la situación en Ucrania o enfrentarse a un mayor aislamiento internacional. La advertencia se produjo durante un breve encuentro entre ambos dirigentes en el almuerzo oficial, con motivo de la celebración del 70º aniversario del Desembarco en Normandía, indicó este responsable.

Respecto al punto de vista de Poroshenko, Putin dijo: "El enfoque me pareció globalmente justo, me gustó". Esperado, pero incierto hasta el último momento, el encuentro entre Putin y Poroshenko tuvo lugar a mediodía en el castillo de Bénouville, bajo la égida de François Hollande y Angela Merkel.

La reunión se realizó poco antes del almuerzo que congregó a los grandes del planeta, venidos a rendir un emotivo homenaje a los soldados aliados que desembarcaron el 6 de junio de 1944 en las playas de Normandía, en las costas del noroeste francés, y que supuso el inicio de la derrota del régimen nazi en Europa.

Putin y Poroshenko, elegido el 25 de mayo, "se dieron la mano y hablaron normalmente", contó una fuente del entorno de la presidencia francesa. El presidente electo de Ucrania, Petro Poroshenko, estimó que el diálogo con Rusia tenía "buenas posibilidades" de éxito. "Empezó el diálogo y eso es bueno", declaró Poroshenko a la televisión ucraniana.

"Un representante ruso viajará a Ucrania y hablaremos con él sobre los primeros pasos hacia un plan (para superar) la situación" de crisis, agregó. "Tenemos buenas posibilidades de aplicar" este plan, estimó. Los dirigentes de Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña rindieron sentidos homenajes a los veteranos aliados y a los más de 20 mil civiles franceses caídos durante el desembarco y la Batalla de Normandía en varias ceremonias.

En el cementerio de Colleville-sur-Mer, donde reposan unos diez mil estadunidenses bajo simétricas hileras de cruces blancas, Obama pronunció un emotivo discurso en el que homenajeó a los soldados que lograron quebrar el "Muro de Hitler" y lucharon para cambiar "más que el curso de la guerra, el de la historia de la Humanidad".

En un momento de emoción, los veteranos, incluso los que tienen más de 90 años y tienen dificultades para andar, se levantaron como si respondieran a la orden del comandante en jefe que les brindó un largo aplauso. "Cuando el mundo les vuelva cínicos, deténganse un segundo y piensen en esos hombres", dijo el presidente estadunidense en varias ocasiones.

"Francia nunca olvidará lo que debe a esos soldados y a Estados Unidos" dijo por su parte el presidente francés y anfitrión de las ceremonias al lado de Obama. Hollande dijo que el 6 de junio es una "fecha memorable de nuestra historia en la que nuestros dos pueblos se fundieron en el mismo combate, el de la libertad".

Poco antes, Hollande destacó el rol y el martirio de los civiles franceses, entre ellos los cerca de 20 mil que perdieron la vida en los bombardeos y combates contra los soldados alemanes entre el 6 de junio y el fin de la batalla de Normandía, el 22 de agosto de 1944.

Por la tarde, en un discurso solemne pronunciado en presencia de los casi 20 jefes de Estado y de gobierno invitados a la ceremonia, Hollande rindió homenaje a "todas las víctimas del nazismo", recalcó la "contribución decisiva" de la ex URSS en la victoria aliada e insistió en el "deber" de paz de los dirigentes del mundo.

Cerca de 1,800 veteranos y jefes de Estado y de Gobierno de una veintena de países, participan en estas conmemoraciones en las playas de Normandía, Utah Beach y Sword Beach. En Bayeux, donde tuvo lugar una ceremonia en memoria de los soldados británicos en presencia de la reina Isabel II, los veteranos fueron saludados por una multitud que les dijo: "Thank you!", "Merci!", "Bravo!".

Con las medallas tintineando en su pecho al ritmo de sus pasos, Ken Godfrey, de 89 años, paró para saludar a una mujer que aplaudía a los antiguos soldados. "Mi recuerdo principal es chapotear en el mar con el agua hasta el pecho", dijo a la AFP este veterano. "Pero no me gusta hablar de combates. Tuvimos sudores fríos. Tuve suerte de haber sobrevivido", dijo.