Putin viaja a Argentina tras recuperar posiciones en Cuba

El presidente ruso consolidó su intención de "recuperar las posibilidades perdidas" al comprometerse con Raúl Castro en millonarias inversiones en sectores estratégicos como petróleo, aeronáutica ...

La Habana

El presidente ruso Vladimir Putin viajó hoy a Argentina tras consolidar su intención de “recuperar las posibilidades perdidas” en Cuba tras la desaparición de la Unión Soviética, principal aliado de La Habana durante la Guerra Fría, al comprometerse con Raúl Castro en millonarias inversiones en sectores estratégicos como extracción de petróleo, aeronáutica y telecomunicaciones.

Uno de los acuerdos prevé "la creación de un centro de conexión de transportes internacionales que incluye la modernización del Puerto del Mariel (50 km al oeste de La Habana) y la construcción de un moderno aeropuerto para la carga de mercancías", dijeron fuentes oficiales cubanas.

En otro convenio, Moscú se comprometió a que empresas rusas continúen trabajando en la exploración petrolera en la costa cubana y en alta mar. Además, Moscú suministrará a La Habana equipamiento para dos termoeléctricas por valor de mil 200 millones de euros (1,632 millones de dólares).

Tras una meteórica visita a Cuba, el líder ruso viajó a Argentina donde este sábado discutirá con la mandataria Cristina Fernández otros proyectos dirigidos a multiplicar el comercio bilateral de 1.8 mil millones de dólares y ampliar la “cooperación tecnológica e inversionista en los sectores de energía atómica y maquinaria”, según dijo.

El domingo seguirá viaje a Brasil, donde asistirá al cierre de la copa mundial de futbol y después asistirá la reunión cumbre del grupo BRICS, que integran  Rusia, Brasil, China, India y Sudáfrica, y dan forma a un bloque de potencias emergentes, en desafío al poderío de Estados Unidos y la Unión Europea.

Putin inició su estancia en Cuba con un tributo a los soldados soviéticos caídos en la isla cuando Moscú fue durante 30 años su principal  sostén –homenaje en el que participó el presidente Castro- y después se reunió “durante casi una hora” con el octogenario líder Fidel Castro, con quien había dialogado anteriormente en 2000, cuando la desconfianza anidaba entre los dos gobiernos.

Por su parte, el presidente Raúl  Castro agradeció la “gran generosidad” rusa de condonar el 90% de la deuda de 35 mil millones de dólares contraída por la isla durante 30 años de relaciones con la Unión Soviética, de la cual Rusia es heredera natural. Poco antes, Putin había calificado de gesto “sin precedente” la condonación de la deuda y anunció que el pago por los cubanos del 10% pendiente, unos tres mil 500 millones de dólares, será reinvertido en el país caribeño.

El mandatario cubano reconoció en tanto que sin la ayuda de Moscú entre 1960 y 1991, la revolución cubana “no habría sobrevivido” a los ataques de EU, y reiteró el respaldo de su gobierno a la “política de firmeza e inteligencia” que en su opinión sigue Rusia a escala internacional. Según Raúl Castro, el desplome de la URSS generó “un desequilibrio mundial”, pero consideró que a partir del año 2000 las “fuerzas (de izquierda) se empiezan a recuperar y sus efectos los estamos viendo en la actualidad".

En este contexto, Putin dijo que América Latina representa “una de las direcciones claves” de la política exterior rusa y reconoció que tras la “reducción de los ritmos de cooperación” con Cuba luego de la desaparición de la URSS, otros países como Canadá penetraron en el mercado nacional, por lo cual, afirmó, Moscú “está dispuesto a recuperar las posibilidades perdidas”.