Liberan a las Pussy Riot detenidas en Sochi

Las dos integrantes de la banda punk fueron detenidas, junto con una decena de personas, por un robo en un hotel; fueron liberadas tras ser interrogadas.

Sochi

Dos miembros del grupo de protesta Pussy Riot fueron liberadas, pocas horas después de haber sido detenidas y conducidas a una comisaría de Sochi, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno.

El esposo de una de las artistas confirmó la liberación de Nadejda Tolokonikova y Maria Alejina, luego de que fueron interrogadas por un presunto robo en un hotel.

Con ellas fueron detenidas una decena de personas, la mitad de las cuales ya fueron liberadas.

Ambas mujeres habían escrito horas antes en sus cuentas de Twitter que la policía usó la fuerza y las arrojó dentro de una camioneta policial. Tolokonnikova dijo que habían sido acusadas de robo y Alyokhina afirmó después que estaban siendo interrogadas sin su abogado presente.

"En el momento de nuestra detención, no estábamos participando en ninguna protesta, estábamos caminando por Sochi. ESTABAMOS CAMINANDO", escribió Tolokonnikova, de 24 años.

Agregó que la policía usó la violencia durante el interrogatorio en la estación de policía.

"Me arrastraron por el piso de la estación, me torcieron los brazos y me arrojaron al suelo", afirmó.

El abogado Alexander Popkov dijo a periodistas reunidos fuera de la estación de policía en el distrito de Adler, en Sochi, que unos 30 a 40 oficiales habían arrestado a entre 12 y 15 personas.

Nombró a las dos mujeres entre el grupo detenido.

"Fueron detenidas por un supuesto robo en el hotel", dijo Popkov. "Ellos (las autoridades) han rechazado explicar la razón de la detención", agregó.

Las mujeres se encontraban en Sochi junto a otros miembros de la banda para filmar un musical llamado "Putin te enseñará a amar a la madre patria", dijo Tolokonnikova.

Las dos fueron liberadas de prisión el 23 de diciembre bajo una amnistía que Tolokonnikova dijo era una farsa de Putin para mejorar la imagen de Rusia antes de los Juegos. Las mujeres regresaron recientemente a su país luego de una gira por Europa y Estados Unidos.

Las mujeres cumplían una condena de dos años por vandalismo motivado por intolerancia religiosa, cargo presentado luego de que cantaran en protesta contra Putin en la catedral principal de Moscú en febrero del 2012.