Libera Rusia a las Pussy Riot

María Aliójina y Nadezhda Tolokónnikova, detenidas en 2012 por "incitación al odio religioso", fueron liberadas hoy gracias a una amnistía.
María Aliójina y Nadezhda Tolokónnikova, encarceladas desde hace casi dos años, salieron hoy libres en virtud de la amnistía general que entró en vigor en Rusia la semana pasada.
María Aliójina y Nadezhda Tolokónnikova, encarceladas desde hace casi dos años, salieron hoy libres en virtud de la amnistía general que entró en vigor en Rusia la semana pasada. (AFP)

Moscú

Las dos últimas integrantes encarceladas del grupo contestatario ruso Pussy Riot, María Aliójina y Nadezhda Tolokónnikova, fueron liberadas hoy tras beneficiarse de una amnistía, mostrándose combativas y críticas con el gobierno del presidente Vladimir Putin.

Las dos jóvenes, detenidas en marzo de 2012 por "vandalismo" e "incitación al odio religioso", purgaban una pena de dos años de detención, tras cantar una "oración punk" contra Putin. Su condena de dos años se cumplía el próximo mes de marzo.

Esta liberación se produce tres días después de la del ex magnate del petróleo y opositor al Kremli, Mijail Jodorkovski, indultado inesperadamente por el mandatario uso.

Algunos interpretan este gesto como un intento de mejorar la imagen de Rusia de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, en febrero.

Aliójina, de 25 años, "fue puesta en libertad hoy hacia las 09:00 (hora local)", indicó Elena Nikishova, portavoz del servicio de aplicación de penas (FSIN) de la región Nizhni Nóvgorod.

Tras ser trasladada a la estación de la capital de la región, la joven liberada acudió a la Comisión contra la Tortura de la ciudad para explicar la suerte de sus compañeras de detención.

"Lo más difícil en la prisión es ver cómo destruyen a la gente", comentó Aliójina al canal de televisión Dojd.

La cantante criticó la ley de amnistía que permitió su liberación, aprobada el miércoles pasado por el parlamento ruso y que prevé amnistiar, entre otras, las personas condenadas por "vandalismo" y las madres de menores.

"No creo que esta amnistía sea un gesto de humanismo, es más bien una operación de comunicación", declaró la joven, madre de un niño pequeño.

"Si hubiera tenido la posibilidad, la hubiera rechazado", agregó Aliójina, que denunció una ley que permite la liberación de muy pocos presos, ni siquiera el 10%.

Aliójina, que indicó no haber cambiado su opinión sobre Putin, fue condenada a dos años de prisión en 2012 por "vandalismo" e "incitación al odio religioso", junto a Nadezhda Tolokónnikova y Ekaterina Samutsévich.

La última integrante liberada del grupo Pussy Riot, Nadezhda Tolokónnikova, criticó, también este lunes tras su liberación, el sistema carcelario ruso.

"Rusia está construida en base al modelo de una colonia penitenciaria, por eso hoy resulta tan importante cambiar las colonias penitenciarias para cambiar a Rusia", dijo, anunciando que se dedicará a defender los derechos de los presos.

Las tres Pussy Riot habían cantado una "oración punk" contra Putin en la catedral Cristo Salvador de Moscú en febrero de 2012.

Aliójina y Tolokónnikova fueron amnistiadas la semana pasada por una ley votada por la Duma, cámara baja del parlamento ruso. Previamente, ningún recurso contra su condena había sido estimado por la justicia rusa.

Samutsévich había sido liberada en 2012, pocos meses después de ser condenada, debido a que la pena fue dejada en suspenso.

La justicia adujo que Samutsévich había sido interceptada por los guardias de la catedral antes de que pudiera participar en la acción.

En una entrevista al canal de televisión Dojd, esta tercera componente del grupo dijo estar "muy feliz" por la liberación de Aliójina.

La condena de las músicas suscitó gran número de apoyos internacionales, entre otros, de los cantantes Madonna y Paul McCartney, quienes instaron a su liberación.