Taxistas en San Diego, sometidos a prueba de olor

Los conductores aseguran que esta medida, que les aplican en el Aeropuerto Internacional de San Diego antes de dar un servicio, emana prejuicio y discriminación.
Un sondeo realizado en San Diego en 2013 arrojó que 94 por ciento de los taxistas eran inmigrantes y 65 por ciento del este de África.
Un sondeo realizado en San Diego en 2013 arrojó que 94 por ciento de los taxistas eran inmigrantes y 65 por ciento del este de África. (AP)

San Diego

El olor corporal está entre 52 factores que funcionarios en el Aeropuerto Internacional de San Diego usan para juzgar a los taxistas. Los choferes dicen que eso emana prejuicio y discriminación.

Durante años, los inspectores en la Autoridad Regional de Aeropuertos de San Diego han tenido su lista para cada taxista: prueba de seguros, limpiaparabrisas en orden, neumáticos en estado adecuado, buenos frenos. Los choferes reciben calificaciones de aprobado, suspendido o necesita mejorar.

Cualquiera que no pase el examen de olor tiene que cambiarse antes de recoger a otro pasajero.

Líderes del sindicato United Taxi Workers de San Diego dicen que ese criterio perpetúa un estereotipo según el cual los taxistas, predominantemente extranjeros, huelen mal. Un sondeo del 2013 de 331 choferes realizado por la Universidad de San Diego y el Center on Policy Initiatives concluyó que 94 por ciento de los taxistas eran inmigrantes y 65 por ciento del este de África.

Los taxistas se preguntan cómo los inspectores determinan quién hiede. El chofer Abel Seifu, un etíope de 36 años, sospecha que lo hacen olisqueando discretamente durante conversaciones amigables en áreas de espera. La portavoz de la autoridad de aeropuertos, Rebecca Bloomfield, dijo que no hay un "proceso estándar" para hacer la prueba.

Otros taxistas se preguntan cómo los inspectores distinguen entre ellos y sus vehículos. La lista cuenta con una sección aparte para "olores nauseabundos en el interior" del vehículo, que Bloomfield dijo podría incluir gasolina, vómito o moho.

"Si quieren traer un detector de olores, pueden usarlo para examinar a pasajeros y choferes", dice Negus Gebrenarian, un taxista etíope de 39 años. El, al igual que otros taxistas, dijo que es igual de probable que el hedor provenga del asiento trasero como del delantero.

La autoridad aeroportuaria indicó que está imponiendo una política del Sistema de Tránsito Metropolitano de San Diego, que regula taxis de toda la región, que prohíbe conductores malolientes y promueve la ducha de manera regular. También señala que la práctica se centra en la satisfacción de los clientes.

"Los taxistas son con frecuencia la primera impresión que los viajeros reciben a su llegada a San Diego, y queremos fomentar una experiencia positiva", dijo Bloomfield. Sólo cerca de tres taxistas al año no logran una calificación aprobatoria, agregó.

El Sistema de Tránsito Metropolitano no cuenta con una lista para los taxistas que no prestan servicio en el aeropuerto, que incluye taxis en la ciudad de San Diego, de acuerdo con el vocero Rob Schupp. La agencia se asegura que se cumplan las ordenanzas del olor corporal atendiendo las quejas de los pasajeros, menos de cinco quejas anuales, calcula Schupp.