Protestan en Francia contra reforma laboral

Unas 10 personas fueron detenidas en París y en las ciudades de Nantes y Rennes, tras enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

París

Al menos diez personas fueron detenidas en París y en las ciudades de Nantes y Rennes en enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, en el marco de las protestas por la reforma laboral en Francia.

Este jueves hay convocadas más de 200 manifestaciones en Francia, un día después de que el gobierno del presidente François Hollande sufriera un duro revés político al verse obligado a retirar una reforma constitucional.

Los altercados entre manifestantes y fuerzas del orden tuvieron lugar en la manifestación estudiantil iniciada poco antes de la protesta general organizada por cuatro grandes centrales sindicales.

También hubo incidentes en otras ciudades, en especial en las de Nantes y Rennes, en el noroeste del país.

A primera hora de la mañana, según datos del Ministerio de Educación citadas por los medios, unos 176 institutos fueron bloqueados en Francia de forma total o parcial, una cifra que los sindicatos estudiantiles elevan a 250.

Las últimas protestas contra el proyecto de ley, que tuvo lugar el pasado 24 de marzo, se saldaron con 40 detenidos, algunos coches quemados y otros daños materiales en todo el país.

El Ministerio del Interior informó entonces de que unas 43,000 personas salieron a las calles, de ellas entre 4 mil 800 y 5 mil 200 en París, una de las tres ciudades, junto con Nantes y Rouen, donde se dieron los principales altercados.

El más polémico se produjo delante de un instituto de la capital y fue grabado y ampliamente difundido por los medios. El vídeo mostraba a un joven de unos 15 años en el suelo y rodeado de policías, uno de los cuales parecía golpearle cuando iba a levantarse.

La Fiscalía de París abrió una investigación para esclarecer lo sucedido y según informó la cadena "i-Télé", el presunto autor de esos golpes fue detenido hoy para ser interrogado.

Los manifestantes exigen la retirada de la reforma laboral, vista como una "suma de regresiones históricas" porque, a su juicio, "facilita el despido", permite revisar las reglas del tiempo de trabajo para ampliar horarios e invierte la jerarquía de las normas al dar primacía a los acuerdos en las empresas sobre los convenios colectivos.