Protestas y quema de autos cerca de aeropuerto de Sao Paulo

A 27 días del inicio de la Copa del Mundo en Brasil, unas 50 personas se enfrentaron a la policía usando fuegos artificiales, en una acción reivindicativa por mejores condiciones de vivienda.
Un automóvil arde durante las protestas por mejor vivienda cerca del aeropuerto internacional de Guarulhos en Sao Paulo
Un automóvil arde durante las protestas por mejor vivienda cerca del aeropuerto internacional de Guarulhos en Sao Paulo (AFP)

Sao Paulo

Unas 50 personas protestaban esta noche cerca del aeropuerto de Sao Paulo, ciudad sede de la apertura del Mundial, y se enfrentaron a la policía utilizando fuegos artificiales, mientras que al menos dos vehículos fueron incendiados. Según detalló la policía militar de Sao Paulo, las protestas ocurrían en el barrio de Taboao, en la zona de Guarulhos, alrededores del aeropuerto internacional. Reportes de prensa aseguraban que los manifestantes reclamaban mejores condiciones de vivienda.

"Son unas 50 personas. Estas saquearon un negocio de fuegos artificiales y prendieron algunos de estos artefactos y los lanzaron contra la policía. No hay información de heridos pero algunos vehículos fueron dañados", dijo a la AFP una portavoz de la policía. Efectivos policiales utilizaron bombas de ruido para dispersar a los manifestantes, pero estos volvían a reagruparse. Los hechos ocurren a 27 días del inicio de la Copa del Mundo.

Una serie de protestas agitan el país a las puertas del Mundial (12 de junio al 13 de julio). En la víspera unas diez mil personas marcharon en todo Brasil en diferentes manifestaciones, tanto contra los altos gastos que genera la competición como por reivindicaciones salariales.

Las principales protestas tuvieron lugar en Sao Paulo, donde unas seis mil personas protagonizaron varias marchas a lo largo del día. Las manifestaciones terminaron en vandalismo y enfrentamiento con al policía. A esta se sumó una huelga de parte de la policía militar en el estado de Recife, otra sede mundialista, pero que fue levantada el jueves tras saqueos en supermercados.

La Policía Federal, a cargo de la seguridad territorial del país, también anunció una huelga que finalmente no ocurrió. Según dijo a la prensa hoy el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, las manifestaciones populares van a disminuir durante la Copa y el país irá adoptando un clima de fiesta. En junio de 2013, durante la Copa Confederaciones, un millón de personas salieron a las calles exigiendo mejoras en salud, educación, transporte y sanciones a casos de corrupción, además de rechazar el alto costo del Mundial.