"Progresos alentadores" de inspectores de armas químicas en Siria

El presidente sirio Asad volvió a negar que su ejército hubiera utilizado proyectiles dotados de ojivas químicas y advirtió a Turquía que "pagará muy caro" el apoyo que da a grupos rebeldes, ...

Damasco

Los inspectores que supervisan el desmantelamiento del arsenal químico en Siria han hecho progresos alentadores, según la ONU, y la semana próxima podrán comenzar las inspecciones y el desmantelamiento de las reservas, estimadas en más de mil toneladas.

Al mismo tiempo, el presidente sirio Bashar al Asad volvió a negar, en una entrevista difundida hoy, que su ejército hubiera utilizado proyectiles dotados de ojivas químicas el 21 de agosto en las regiones controladas por los rebeldes, cerca de Damasco.

Este ataque, confirmado por los expertos de la ONU, que sin embargo no designaron a los autores, provocó una amenaza de ofensiva occidental contra el régimen de Damasco, antes de que un acuerdo ruso-estadunidense desembocara en una resolución de la ONU para dar un marco al desarme del arsenal químico.

La misión conjunta de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OIAC) y de la ONU, que se encuentra en Siria desde el martes, "logró sus primeros progresos alentadores" y los documentos que le fueron transmitidos el miércoles por el gobierno sirio "parecen prometedores", indicaron las Naciones Unidas.

La ONU señaló hoy "una buena cooperación con las autoridades sirias a nivel técnico", precisando que se necesitarían "análisis complementarios".

Los inspectores encargados del desmantelamiento del arsenal químico en Siria comenzaron a partir del miércoles a "asegurar" los sitios involucrados, en colaboración con las fuerzas sirias y "esperan comenzar las inspecciones de las instalaciones y el desmantelamiento la próxima semana".

El presidente Bashar al Asad desmintió nuevamente que sus tropas hubieran llevado a cabo el ataque del 21 de agosto, pero indicó que esas armas se encontraban en manos de las "fuerzas especiales", las únicas que pueden utilizarlas.

"Preparar esas armas es una operación técnica compleja (...) y se requiere un proceso especial para utilizarlas que exige, a corto plazo, una orden central del estado mayor de las fuerzas armadas. Y por lo tanto es imposible que hayan sido utilizadas", dijo al canal de televisión turco Halk-TV.

Es la primera vez que una operacion de desarme químico se desarrolla en un país plena guerra. Siria se hunde cada día un poco más en un conflicto que ya ha dejado más de 115 mil muertos desde marzo de 2011. El acuerdo ruso-estadunidense prevé el desarme químico del país para mediados de 2014.

En la misma entrevista, Asad criticó enérgicamente a Turquía, su ex aliado que se ha convertido en uno de los principales respaldos de la oposición. "En un futuro próximo, esos terroristas provocarán consecuencias para Turquía. Y Turquía lo pagará muy caro", advirtió, al ser interrogado sobre los insurgentes yihadistas afiliados a Al Qaeda que avanzaron en los últimos días cerca de la frontera turco-siria.

Mientras los yihadistas extranjeros y los rebeldes sirios combaten al régimen, aumentan los enfrentamientos entre los dos bandos, que complican aún más el conflicto surgido hace dos años y medio de una contestación que se transformó en insurrección contra el régimen de Bashar al Asad.

Al principio los yihadistas, bien financiados y armados, fueron recibidos con los brazos abiertos por los rebeldes, que carecían de medios ante las fuerzas de Damasco. Sin embargo, provocaron la resistencia de una gran parte de la población debido a su interpretación extrema del islam y a sus arbitrarios arrestos.

El papa Francisco, que realiza un peregrinaje a Asís (centro de Italia), pidió al mundo entero que "escuche el grito de los que sufren a causa de la violencia y el terrorismo". "Te pedimos, Francisco, que nos enseñes a ser instrumentos de la paz", dijo el Papa argentino al suplicar ante unos cien mil peregrinos "que cesen los conflictos armados que ensangrientan la tierra en Siria y en Oriente Medio".

Los combates obligaron a más de seis millones de sirios a abandonar sus hogares, y unos 60 mil de ellos huyeron hacia Irak desde agosto pasado, en su mayoría a pie, informó esta semana Médicos sin Fronteras.

De otra parte, Rusia lamentó hoy que el encuentro previsto el lunes en Bali entre el presidente Vladimir Putin y su homólogo estadunidense no pueda llevarse a cabo, después de que Barack Obama anulara su gira por Asia a causa de la actual crisis presupuestaria en su país.

"Lamentamos que el encuentro no se realice", declaró Dmitri Peskov, portavoz del presidente ruso, citado por las agencias de prensa. "Hay una gran necesidad de diálogo al más alto nivel en nuestras relaciones bilaterales", añadió.

El jueves, el consejero diplomático del Kremlin, Yuri Uchakov, había indicado que Rusia y Estados Unidos trabajaban en la organización de un encuentro entre Putin y Obama al margen de la cumbre de la Apec el lunes en Bali. Pero la Casa Blanca anunció inmediatamente después que Obama había decidido anular toda su gira asiática a causa de la parálisis del Estado federal.

El secretario de Estado John Kerry dirigirá las delegaciones estadunidenses en Indonesia y Brunei, donde se llevarán a cabo respectivamente la cumbre del "foro de Cooperación de Asia-Pacífico" (Apec) a partir del lunes, y luego la cumbre de la Asean (Asoción de naciones de Asia del Sudeste) y del este de Asia a partir del miércoles.