Proceso de cambio en Venezuela, "irreversible": Machado

La diputada opositora venezolana afirmó hoy en Washington que los estudiantes "han arrebatado la máscara democrática" a Maduro, quien amenazó al alcalde del municipio caraqueño de Chacao, Ramón ...
Un manifestante contra el gobierno de Maduro, hoy durante un choque con policía antidisturbios en Caracas
Un manifestante contra el gobierno de Maduro, hoy durante un choque con policía antidisturbios en Caracas (AFP)

Washington

La diputada opositora venezolana María Corina Machado aseguró hoy en Washington que el proceso de cambio iniciado a través de las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro es "irreversible" y que los estudiantes "han arrebatado la máscara democrática" al presidente de Venezuela. "Venezuela ha despertado, nos estamos moviendo y el mundo va a saber que este proceso es irreversible. Vamos a luchar hasta que conquistemos la democracia y la libertad", dijo Machado en su primer acto público en Washington, donde mañana hablará ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Los estudiantes le han arrebatado la máscara democrática a Maduro" y cada vez más gente llama a su gobierno "por lo que es, una dictadura", afirmó Machado en el centro de estudios CSIS, ante un auditorio que se puso en pie para recibirla entre ovaciones. La diputada opositora acusó a Maduro de desatar una "política estatal de tortura y represión" y consideró necesario "mantener una enorme presión ciudadana sobre los pilares sobre los que este régimen se ha apuntalado y que ya están seriamente debilitados".

Machado se mostró "esperanzada" sobre el futuro de las protestas que vive Venezuela desde el 12 de febrero y "absolutamente convencida de que habrá cambio" en el país. Consideró que el movimiento actual es "muy diferente" a otros que han fracasado en el pasado en Venezuela, por ser "más amplio, más transversal" a todos los sectores sociales y porque en otras ocasiones había "decenas de líderes, y hoy somos millones de líderes".

Debido a esa confianza en que otros la reemplazarían, Machado no se mostró preocupada por el futuro del movimiento incluso si prospera la medida que busca retirarle la inmunidad parlamentaria y enjuiciarla por la violencia en las protestas que vive Venezuela, que han dejado un saldo oficial de 31 muertos y más de 450 heridos. Preguntada sobre qué le espera cuando regrese a Caracas de su visita a Washington, Machado respondió: "Según ellos han dicho, lo que me espera es la cárcel".

"Pero yo tengo derecho a defenderme en el Tribunal Supremo de Justicia", subrayó, tras lamentar que el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, la haya acusado de "homicidio y terrorismo". "Estoy siendo acusada de los mismos cargos que Leopoldo (López) y por las mismas razones", agregó. "De ninguno de los líderes de la Unidad Democrática ha venido una palabra, o frase, o acto que pueda ser considerado como incitación a la violencia", sino "todo lo contrario, porque la violencia conviene al gobierno", afirmó la opositora.

Machado aseguró que los cargos contra López, preso en una prisión militar, se presentaron "como ejemplo de lo que puede pasar a cualquiera que se atreva a hablar contra el gobierno", y lamentó también la detención el miércoles de los alcaldes opositores venezolanos de San Cristóbal y San Diego. La diputada compareció acompañada por el líder estudiantil venezolano Carlos Vargas, el líder sindical Iván Freites y de Rosa Orozco, madre de la estudiante de 23 años Geraldine Moreno, que murió hace un mes durante las protestas en la localidad de Naguanagua.

Mientras, Maduro advirtió hoy al alcalde del municipio caraqueño de Chacao, Ramón Muchacho, que podría acompañar en la cárcel a otros dos jefes municipales que fueron encarcelados a causa de las protestas contra su gobierno. "No nos va a temblar el pulso si nos dan la orden de detenerlo", dijo Maduro al acusar a Muchacho de permitir y apoyar las protestas en Chacao, un municipio residencial del este de Caracas.

El gobernante advirtió que Muchacho podría "terminar" en el penal de Ramo Verde, en la ciudad vecina de Los Teques, donde fueron encarcelados los alcaldes de San Cristóbal, Daniel Ceballos, y de San Diego, Enzo Scarano, acusados de negarse a contener las protestas en las calles. En una reunión con gobernadores y alcaldes oficialistas en Caracas, Maduro presentó videos de asambleas de Muchacho con vecinos de Chacao, donde les decía que la lucha en las protestas era para presionar al gobierno para que cambie de rumbo o renuncie.

Chacao fue estremecido durante un mes por protestas diarias, con andanadas de bombas lacrimógenas para dispersar a los manifestantes, hasta que el pasado fin de semana una fuerza de 1,200 soldados y policías ocupó sus espacios, incluyendo la emblemática plaza Altamira. "Ramón Muchacho alerta, porque si el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) toma acciones con estas pruebas, usted se va de esa alcaldía. Llamaríamos a elecciones, para que el pueblo de Chacao tenga un alcalde o una alcaldesa que de verdad lo represente", indicó Maduro.

Asimismo, dijo que tanto Ceballos como Scarano "se creían por encima de las leyes" y se negaban a enfrentar las protestas en sus regiones. "Se creían por encima de las leyes, intocables. Ahí están los intocables, pues", recalcó. "¿Ahora qué van a decir, después de tantas veces que los invitamos a reunirnos?", añadió.

Ceballos fue detenido la noche del miércoles en Caracas por la policía, luego de que el gobierno lo acusara de rebelión civil. El alcalde fue llevado al penal de Ramo Verde, en el estado central de Miranda, junto con el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, quien tiene un mes preso, acusado de instigar y organizar las protestas, que en cinco semanas han dejado 31 muertos y cientos de heridos. A su vez, Scarano, alcalde opositor por un partido local, fue encarcelado por el supuesto desacato al TSJ, que le ordenó desmontar las barricadas que obstaculizan el paso durante las protestas.

Scarano fue removido de su cargo, pasará 10 meses en la cárcel y el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció hoy mismo que convocará elecciones para la elección de un nuevo alcalde en San Diego. Maduro dijo que planea fijar estrategias para continuar derrotando las "pretensiones golpistas" en el país, como califica a las protestas que se iniciaron el 12 de febrero. "Justicia va a haber aquí, y nadie ni nada va a vulnerar la voluntad de justicia que hay en el Estado y en la sociedad venezolana", recalcó.

Asimismo, dijo que la Fuerza Armada está respondiendo para acabar con las protestas. "De nuestra Fuerza Armada no saldrá más nunca un Pinochet. Está negado por la historia de la moral, la ideología y los valores de nuestra Fuerza Armada", aseveró.

De otra parte, el director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, calificó hoy de "lamentable" la actuación de la OEA en la crisis de Venezuela por tratar un problema político como si fuera una catástrofe natural en la que todos son víctimas. "Creo que la reacción de la OEA ha sido lamentable, la única declaración que pudo elaborar sobre la situación de Venezuela se negoció en privado o en secreto, sin ninguna transparencia, a petición del gobierno de Venezuela", dijo el director de HRW en Bogotá.

El director para las Américas de Human Rights Watch presentó hoy un informe sobre la violencia en la ciudad colombiana de Buenaventura (oeste), un puerto sobre el océano Pacífico. Vivanco se refirió a la declaración del pasado 7 de marzo del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) que expresó solidaridad con la situación de Venezuela, pidió la continuidad del diálogo entre el gobierno y la oposición y lamentó las muertes en ese país.

"La OEA se solidariza con el pueblo y con el gobierno de Venezuela cuando allí el responsable por las restricciones al ejercicio de las libertades públicas o las violaciones a derechos humanos que se están cometiendo es el gobierno, esto no es un tsunami que ha ocurrido en Venezuela y donde todos por igual son víctimas", dijo. Según Vivanco, el gobierno de Venezuela "ha recurrido a un conjunto de tácticas autoritarias para reprimir, para censurar, para castigar, incluso sin ofrecer pruebas, a líderes de la oposición como el caso de Leopoldo López", detenido hace un mes en Caracas.

El director para las Américas de HRW se refirió también a la posibilidad que tiene la diputada opositora venezolana María Corina Machado de exponer este viernes ante la OEA la situación por la que está pasando su país. "Mañana, gracias al aval del gobierno de Panamá, María Corina Machado podría tener el derecho a exponer ante el Consejo Permanente de la OEA sobre la difícil situación que vive Venezuela, lo que en mi opinión no refleja que este organismo se esté haciendo cargo del tema de Venezuela", dijo.

Vivanco manifestó que Venezuela merece "la intervención y la evaluación" de organismos regionales como la OEA porque hay compromisos colectivos asumidos por todos los Gobiernos democráticos de la región de frenar "abusos como los que se están produciendo" en es ese país. El director de HRW lamentó que más de 1,600 personas hayan sido detenidas en las manifestaciones contra el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, "en muchos casos con extrema brutalidad por parte de la Guardia Nacional Bolivariana (policía militarizada), y en otros en compañía de civiles armados quienes han disparado incluso municiones letales contra los manifestantes".

Vivanco comparó ese caso con el de otros países de la región, como Chile o Brasil, donde también se han registrado protestas populares sin que a sus gobernantes "se les haya pasado por la mente reaccionar censurando los medios de comunicación, expulsando a los canales de televisión o amenazando con quitar licencias o señales", como lo ha hecho el gobierno de Venezuela.