Procesan a Cristina Fernández por presuntas irregularidades en Banco Central

El juez federal Claudio Bonadio dictó el procesamiento de la ex presidenta argentina en una causa que investiga contratos de venta de futuros de dólar en el Banco Central en el tramo final de su ...
La ex presidenta Cristina Fernandez, en el aeropuerto de El Calafate, antes de viajar a Buenos Aires para ser interrogada, el pasado 11 de abril
La ex presidenta Cristina Fernandez, en el aeropuerto de El Calafate, antes de viajar a Buenos Aires para ser interrogada, el pasado 11 de abril (AP)

Buenos Aires

La Justicia argentina determinó hoy el procesamiento de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) en una causa que investiga presuntas irregularidades en contratos de venta de futuros de dólar en el Banco Central (BCRA) en el tramo final de su mandato, informaron fuentes judiciales.

El juez federal Claudio Bonadio, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 11, dictó el procesamiento de la ex mandataria por el delito de "administración infiel en perjuicio de la administración pública, en el marco de la causa por el dólar futuro", explicó el Centro de Información Judicial (CIJ).

Bonadio consideró "evidente que la entonces Presidente de la Nación impartió instrucciones -que sin duda fueron elaboradas conjuntamente- a su Ministro de Economía para que esta operación financiera se lleve a cabo", sostuvo en su escrito divulgado en el sitio de internet de la Corte Suprema.

Ex ministro de Economía, también procesado

También procesó al ex ministro de Economía Axel Kicillof, al ex titular del BCRA Alejandro Vanoli y a otros doce imputados, y ordenó trabar un embargo sobre sus bienes por quince millones de pesos cada uno (más de un millón de dólares). El caso se inició por la denuncia de parlamentarios integrantes del frente Cambiemos, liderado por el actual presidente argentino, Mauricio Macri.

Según los denunciantes, mediante la celebración de contratos de futuros de dólar el Banco Central habría vendido dólares a un precio que rondaba los 10.65 pesos por unidad, por debajo del precio establecido en la Bolsa de Nueva York para este tipo de contratos (por entonces, alrededor de 14 pesos por unidad).

Bonadio entiende que, de la diferencia entre el precio pactado y el del mercado, se desprende que por los contratos cerrados (septiembre a diciembre 2015) el Banco Central registró una pérdida de 1,552 millones de pesos (105.5 millones de dólares). A ello deberían sumarse las pérdidas derivadas de la ejecución de contratos entre enero y junio próximo.

En el auto de procesamiento, el juez señaló hoy que "es impensable que una operación financiera de esta magnitud, en la cual en menos de 45 días hábiles se abrieron posiciones del BCRA de cinco a 17 mil millones de dólares" y "que tendría claros efectos económicos y políticos en un futuro inmediato", sea desarrollada "sin la aprobación expresa del más alto nivel de decisión económico y político del Poder Ejecutivo Nacional".

Es así que justifica el procesamiento de Fernández y Kicillof. "Resultó evidente que la entonces Presidente de la Nación impartió instrucciones -que sin duda fueron elaboradas conjuntamente- a su ministro de Economía para que esta operación financiera se lleve a cabo", añade Bonadío.

Añade además que Kicillof procedió a su vez a impartir directivas a los funcionarios del BCRA y "por supuesto" a los directores de la Comisión Nacional de Valores (CNV), "todos los cuales", resalta el magistrado, eran "totalmente intercambiables en caso de disidencia con la orden, o en el caso de ser remisos al acatamiento".

La justicia acusa a Kirchner de causarle pérdidas a la autoridad monetaria con la política cambiaria de su gobierno a fines de 2015. La ex presidenta compareció ante el juez el 13 de abril pasado, pero se negó a responder preguntas y en su lugar presentó un escrito, tras lo cual solicitó ser querellante en la causa, pidió la destitución del juez y reclamó el inicio de su juicio político, en un contrataque judicial.

La acusación contra Kirchner consiste en evaluar negativamente la política monetaria del Banco Central, que en setiembre pasado vendía dólares a futuro a 10.50 pesos cuando la cotización en ese momento era de 9.60 pesos. Kirchner dijo en su alegato que el propósito era desalentar expectativas de devaluación y mantener los precios de la divisa contemplados en el presupuesto nacional.

El 16 de diciembre, seis días después de asumir, el presidente Mauricio Macri, impulsó una devaluación de 34% que llevó el dólar a 15 pesos, por lo que el Banco Central debe abonar los futuros casi 50% más caros. El kirchnerismo argumenta que no se puede convertir en judiciable una política monetaria antidevaluación.

Kirchner reveló que ministros del Gabinete de Macri fueron también compradores de dólares a futuro, que lograron suculentas ganancias con la devaluación. A fines de abril un fiscal pidió investigar a Bonadio por "prevaricato" (mal uso de sus funciones) y al actual titular del Banco Central, Adolfo Sturzenegger, por presunto mal desempeño al beneficiar a particulares con el pago de los polémicos contratos cambiarios.

Bonadio acusó hoy a Kirchner, Kicillof y el resto de los acusados de "formar parte de un grupo de funcionarios que de manera sistemática, concertada y organizada llevaron a cabo diversas acciones de carácter políticas y técnico/administrativas en violación directa de las competencias y atribuciones de sus cargos".

Según Bonadio estas acciones eran "conducentes a que el Banco Central concrete operaciones en el mercado de dólar a futuro en condiciones dañosas para el erario público".

Kirchner argumentó que la causa no implica delito alguno de corrupción, enriquecimiento ilícito o cualquier otro contemplado en el Código Penal, por lo que se considera víctima de "persecución política". La causa contra Kirchner fue iniciada por dos autoridades parlamentarias de Cambiemos, el partido de Macri.