Primera ola de duras críticas en España contra Podemos

El número tres del partido antiliberal español, aliado de Syriza, Juan Carlos Monedero, al que algunos ya llaman Billetero, es atacado por los partidos políticos por sus presuntas irregularidades ...
Juan Carlos Monedero (i), y Pablo Iglesias (d), líder de Podemos, en un acto del partido en Madrid el pasado 15 de noviembre
Juan Carlos Monedero (i), y Pablo Iglesias (d), líder de Podemos, en un acto del partido en Madrid el pasado 15 de noviembre (AFP)

Madrid

Los ataques se multiplican en España contra Podemos, el partido antiliberal aliado de Syriza, dirigidos especialmente a las presuntas irregularidades fiscales de su número tres, un ex consejero de Hugo Chávez y de gobiernos de izquierda latinoamericanos.

Podemos, que espera seguir la dinámica creada por Syriza ganando las legislativas españolas de finales de año, para las que se sitúa en primera o segunda posición según los sondeos, es atacado sobre las finanzas de dicho dirigente, más cuando han basado su imagen en la denuncia de la corrupción.

Las acusaciones a Juan Carlos Monedero, de 52 años y uno de los fundadores de esta formación que pisa los talones al Partido Popular en el poder (PP, derecha), lo forzaron a publicar el lunes los extractos de sus cuentas bancarias para contrarrestar los ataques.

Y ha copado casi diariamente las portadas de los principales diarios del país, próximos a conservadores o a socialistas. Así, el 21 de enero, El País escribía que Monedero, del círculo íntimo del líder de Podemos Pablo Iglesias, recibió a finales de 2013 casi 425 mil euros de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua.

La polémica sobre estos ingresos, en un país donde el salario mínimo mensual es de 758 euros, se propagó rápidamente. Monedero, al que algunos apodan ya Billetero, fue acusado de haber creado una empresa a finales de 2013 para facturar estos ingresos y pagar un impuesto de sociedades menor que si hubiese cobrado a título personal.

Profesor de ciencias políticas en la Universidad Complutense de Madrid conocido en Venezuela como ideólogo y asesor del gobierno bolivariano, Monedero no desmiente estos montos.

Simplemente responde que correspondían a dos años de trabajo como consultor y que se destinaron a financiar la Tuerka, un programa de debate televisivo con Pablo Iglesias que se emite por cable e internet.

Los ataques se intensificaron ante un eventual fraude fiscal sin discutir demasiado sobre la procedencia de los fondos, que nadie pudo demostrar que sirvieran para financiar el joven partido Podemos.

Paralelamente se escrutó el currículum de Monedero después de que El País afirmara, erróneamente, que había mentido sobre varias de sus colaboraciones universitarias especialmente en México y Alemania.

Puesto en duda por dichas informaciones, las oficinas de la AFP en México, Colombia, Venezuela y Argentina pudieron corroborar que el político de Podemos había colaborado con universidades de estos países. "¿Montoro, me quieres meter miedo?", dijo Monedero en un mitin de Podemos el 29 de enero dirigiéndose al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

"No te tengo miedo, tengo mis cuentas muy en regla (...) aunque quieras asustarme, aquí estamos", lo desafió evocando a uno de los eslóganes de su partido, que insta a sus simpatizantes a no tener miedo de la "casta", a quienes responsabilizan de la corrupción y las desigualdades.

Regularización posterior

Aun así, el número tres ingresó a finales de enero casi 200 mil euros al fisco, según la prensa, en una regularización complementaria ligada a los 425 mil aparecidos en sus cuentas a finales de 2013.

El partido no confirmó la cantidad pero anunció que Monedero había hecho una "declaración fiscal complementaria voluntaria" demostrando "la voluntad de transparencia y de pagar impuestos en el país".

Para el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español, las dos formaciones amenazadas por Podemos y que alternan el poder desde 1981, es un reconocimiento de su culpabilidad.

"Si todos los españoles hicieran lo que hace Monedero, a ver cómo íbamos a pagar los servicios públicos", ironizó la vicepresidenta del gobierno español Soraya Sáenz de Santamaría. "Es un defraudador", lanzó el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando.

"Nos van a atacar", advirtió Pablo Iglesias en un gran mitin en el centro de Madrid el 31 de enero que atrajo a decenas de miles de simpatizantes en vistas a un intenso año electoral.

"No tienen escrúpulos en usar los ministerios, en utilizar las instituciones de la gente para atacar a quien no se atreven a enfrentar en un escenario electoral", denunció este domingo.

Pero estos ataques parecen haber suscitado interrogantes en el seno de esta joven formación creada para renovar la política. "Ha habido de verdad una irregularidad pero creemos que se ha subsanado", declaró José Ignacio García, un militante de Jerez de la Frontera a la AFP. Pablo Echenique, uno de los cinco eurodiputados de Podemos, instó a "esperar a que dé declaraciones" aunque sin defenderlo abiertamente.