Primer ministro belga presenta al rey dimisión de su gobierno

Elio Di Rupo tomó la decisión tras la derrota en las elecciones legislativas del domingo, coincidentes con las europeas, y en las que los nacionalistas flamencos se impusieron en la región de Flandes.
Elio Di Rupo (c), participa hoy en un mitin del Partido Socialista francófono en Bruselas, un día después de la derrota electoral
Elio Di Rupo (c), participa hoy en un mitin del Partido Socialista francófono en Bruselas, un día después de la derrota electoral (AFP)

Bruselas

El primer ministro belga, Elio Di Rupo, presentó hoy al rey Felipe, como estaba previsto, la dimisión de su gobierno, al día siguiente de elecciones legislativas en Bélgica en las que los nacionalistas flamencos se impusieron en la región de Flandes. "El rey aceptó esta renuncia y le encargó que se ocupe de los asuntos corrientes" hasta la formación de un nuevo gobierno, indicó el Palacio Real en un comunicado.

Como estipulan las costumbres políticas de este reino, el rey llevará a cabo "consultas" con los dirigentes de las principales formaciones políticas para buscar una mayoría capaz de gobernar el país, lo que hará hasta el martes por la tarde. Luego de las legislativas de 2010 se necesitaron 541 días para formar un gobierno, un récord en la historia del país.

En diciembre de 2011 el socialista Di Rupo logró formar un gobierno con una gran coalición de seis partidos (tres flamencos y tres francófonos) de derecha, izquierda o de centro. Según los observadores, tras las consultas el rey Felipe debería pedir a Bart De Wever, presidente de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA), el partido nacionalista flamenco, buscar aliados, incluso de la región francófona del sur país, para formar un gobierno federal.

La N-VA se impuso en la región flamenca con 32% de los votos, región cuyo peso demográfico es del 60%. Los partidos de la coalición gubernamental saliente mantuvieron su peso. El socialismo dirigido por Di Rupo se mantiene como la primera formación valona, según los resultados casi definitivos.

Bélgica, pequeño país de Europa occidental miembro fundador de la Unión Europea (UE), está compuesto por tres comunidades: la flamenca, de lengua neerlandesa, la valona (francesa) y la germanoparlante del este del país.

Además de un Estado federal, esta monarquía constitucional cuenta con tres regiones con sus propios gobiernos y parlamentos. Los temas de interés nacional recaen en el gobierno federal, las regiones son competentes en temas económicos, de transporte o medioambiente.

Desde 1962 existe una "frontera lingüística" que divide el norte flamenco, que representa el 57.5% de los once millones de habitantes del reino, y el sur valón que suma 32.1%. En la región de Bruselas capital, bilingüe, vive el 10.3% de los belgas. Las comunidades lingüísticas son competentes en temas de educación y cultura.

Hace cuatro años el país estaba al borde de la escisión, hasta que seis partidos acordaron un programa de gobierno relegando a la N-VA al rol de oposición a nivel federal.