Primer ministro francés presenta plan contra el racismo

Manuel Valls denunció la progresión "insoportable" del racismo y el antisemitismo tres meses después de los atentados terroristas de París, y advirtió que "no dejará pasar" ningún acto de ese tipo.
El primer ministro francés, Manuel Valls, presenta el plan contra el racismo en la prefectura de Val-de-Marne, en Creteil, suburbio de París
El primer ministro francés, Manuel Valls, presenta el plan contra el racismo en la prefectura de Val-de-Marne, en Creteil, suburbio de París (AFP)

París

El primer ministro francés, Manuel Valls, presentó este viernes un plan de lucha contra el racismo y el antisemitismo y denunció su progresión "insoportable" en el país, tres meses después de los atentados de París.

"El racismo, el antisemitismo, el odio hacia los musulmanes, los extranjeros, la homofobia, aumentan de manera insoportable" en Francia, dijo Valls, englobando las diversas formas de intolerancia que fracturan la sociedad francesa.

Recalcó que su gobierno "no dejará pasar" ningún acto de ese tipo. Frente a los extremismos "nuestro deber es organizar una reacción", afirmó, en momentos en que el partido de extrema derecha Frente Nacional, dirigido por Marine Le Pen, gana terreno en el tablero político francés.

"Los franceses judíos no deben tener miedo por ser judíos" y los "franceses musulmanes no deben tener vergüenza de ser musulmanes", recalcó Valls, que optó por anunciar su plan en Créteil, un suburbio de París en el que una pareja judía fue agredida en su domicilio en diciembre pasado.

El plan gubernamental, prometido por el presidente François Hollande después de los atentados de París, incluye unas 40 medidas articuladas alrededor de la justicia, la escuela e internet.

La más emblemática de ellas es que las sanciones por declaraciones racistas estarán previstas en el derecho penal y no ya en el derecho de la prensa. Además, el racismo y el antisemitismo serán "circunstancias agravantes" de un delito, según el código penal.

El plan prevé asimismo la creación de una "unidad de lucha contra el odio en internet" y la obligación para los proveedores de servicios de internet de tener "una representación jurídica en Francia". Serán destinados a este plan cien millones de euros en tres años.

Educación y pedagogía

El gobierno prevé también el refuerzo de la formación de los docentes. "Es a través de la educación, la pedagogía y comprensión del otro que se pueden contrarrestar los estereotipos y las imágenes negativas", declaró Valls.

Ante alumnos de todos los orígenes de un instituto de enseñanza de Créteil, el primer ministro recordó que tanto él, de origen español, como la ministra de Educación, Najat Vallaud-Belkacem, de origen marroquí, nacieron "en el extranjero". "Todos ustedes son de orígenes diferentes, y eso es una fuerza", les dijo.

Desde los atentados que dejaron 17 muertos en París entre el 7 y el 9 de enero, los actos antimusulmanes aumentaron vertiginosamente en Francia. La organización Observatorio de la Islamofobia computó 226 actos de ese tipo (agresiones, amenazas, degradación de mezquitas) desde entonces, es decir seis veces más que durante el mismo período del año pasado.

Por su parte, el número de actos antisemitas se multiplicó por dos el año pasado con respecto a 2013. La Comisión Nacional Consultiva de Derechos Humanos señaló en un reciente informe la persistencia en Francia de fuertes prejuicios respecto a los musulmanes, los judíos y los gitanos.