Primer atentado del Estado Islámico en Afganistán: 33 muertos

El grupo yihadista reivindicó el ataque suicida en Jalalabad, en el este del país, reveló el presidente afgano Ashraf Ghani, confirmando los temores sobre la expansión de los terroristas.
Agentes de seguridad afganos, tras una segunda explosión después del ataque suicida ante un banco en Jalalabad
Agentes de seguridad afganos, tras una segunda explosión después del ataque suicida ante un banco en Jalalabad (AFP)

Kabul

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado suicida que causó al menos 33 muertos y más de cien heridos en Jalalabad, en el este de Afganistán, anunció este sábado el presidente afgano Ashraf Ghani.

"¿Quién ha reivindicado este atentado espantoso en Nangarhar hoy? Los talibanes no han reivindicado este atentado, Daesh (EI) ha reivindicado el atentado", declaró Ghani. Los talibanes niegan estar implicados en el ataque.

En los últimos meses las autoridades afganas expresaron el temor de que un número creciente de yihadistas locales integren el Estado Islámico (EI), también conocido por el acrónimo árabe Daesh, que controla extensas zonas de territorio en Siria e Irak.

En una llamada telefónica a la AFP, Shahidulá Shahid, un antiguo portavoz de los talibanes paquistaníes del TTP destituido por haber jurado lealtad al EI, reivindicó el atentado cometido este sábado frente a un banco de Jalalabad, cerca de la frontera paquistaní.

Si el EI confirma esta reivindicación, sería el primer atentado de envergadura de este grupo en la región situada entre Afganistán y Pakistán, cuna histórica de Al Qaeda y de los talibanes.

El fenómeno de adhesión de antiguos talibanes al EI es por ahora limitado tanto en Pakistán como en Afganistán, donde los combatientes islamistas suelen simpatizar con Al Qaeda, la nebulosa rival del EI en el frente yihadista internacional. Esta semana, varios miembros del EI, según la policía, intentaron asesinar a una profesora universitaria estadunidense en Karachi, en el sur de Pakistán.