Presumen yijadistas ejecuciones sumarias

Los fundamentalistas sunitas del grupo Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) difundieron fotografías en las que se puede observar la captura y muerte de decenas de soldados iraquíes.

Irak

Mientras el gobierno de Irak reforzaba ayer la seguridad en torno de la capital Bagdad, el grupo radical islámico que capturó dos ciudades importantes días atrás, difundió fotografías del momento en que combatientes ejecutan a decenas de soldados iraquíes capturados.

Las imágenes publicadas en un cibersitio extremista muestran a comandos enmascarados del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), que suben a prisioneros a camionetas y luego los obligan a tenderse en una zanja poco profunda con las manos atadas a la espalda.

En las últimas imágenes se ve a los prisioneros muertos a tiros y sus cuerpos empapados en sangre.

Según el EIIL, las ejecuciones fueron en venganza por la muerte de su comandante, Abdul al Beilawy, quien murió poco antes de la ofensiva relámpago lanzada la semana pasada por el EIIL, dirigido por Abu al Bagdhadi, en la acción más sangrienta desde el retiro de las tropas de Estados Unidos de Irak, en 2011.

Según el vocero del ejército, Qasim al Musawi, las ejecuciones ocurrieron en la norteña provincia de Saladino, cuya capital es Tikrit, cuna del ex dictador y ex colaborador de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EU, Sadam Husein, derrocado a raíz de la invasión norteamericana de 2003.

Musawi agregó que al menos 297 extremistas islámicos (yijadistas) murieron en las últimas 24 horas en el norte y centro del país.

Según informó ayer The Wall Street Journal en su edición web, la Casa Blanca podría iniciar conversaciones con su antiguo enemigo, el gobierno de Irán, también chiita, para detener al la insurgencia de los extremistas sunitas del EIIL, una escisión en 2006 de la red Al Qaeda a raíz de la intervención de EU en Irak.

El presidente estadunidense, Barack Obama, dijo que está sopesando las opciones militares posibles y si bien descartó que su país vuelva a enviar tropas a Irak, el Pentágono desplazó un portaaviones hacia el Golfo Arábigo.

El EIIL se habría atribuido vía Twitter la muerte de unos mil 700 reclutas iraquíes, en concordancia con las fotos sobre el fusilamiento de decenas de soldados de las fuerzas de seguridad de Bagdad, lo cual fue calicado por EU de “horrenda masacre”. No obstante, ésta no había sido confirmada aún por fuentes independientes.

Centenares de chiitas desfilaron ayer por las calles de Bagdad con armas en respuesta al llamado de su líder religioso, el ayatolá Alí al Sistani de que los iraquíes defiendan a su país.

Pese al aumento de la seguridad, varias explosiones en  Bagdad dejaron ayer 15 muertos y más de 30 heridos, según la Policía y hospitales.

Las autoridades dijeron que combatientes del EIIL intentaban ayer capturar Tal Afar (norte) y disparaban cohetes recuperados la semana pasada de depósitos de armas del ejército. Los principales habitantes de Tal Afar son turcomanos, una minoría étnica.

Desde Londres, el ex primer ministro británico Tony Blair dijo que la inacción de las potencias de Occidente para intervenir en Siria es la causa de la violencia del EIIL y no la invasión conjunta de EU y de su gobierno en 2003 contra Sadam Husein.

El actual enviado de paz para Oriente Medio, añadió que “simplemente no son creíbles” los argumentos de que habría estabilidad hoy en Irak si no hubiera ocurrido la invasión.

El ex embajador británico en Bagdad, Christopher Meyer, dijo que la invasión contra Sadam fue un factor importante en la violencia sectaria de la minoría sunita, que gobernaba bajo Husein, contra al mayoría chiita hoy en el poder como resultado no deseado de la invasión del ex presidente George W. Bush (2001-2009).

Mientras, el ex analista de inteligencia de EU en Irak, Chelsea Manning (antes Bradley), condenado a 35 años de cárcel por filtrar más de 700 mil documentos de EU al portal WikiLeaks, rompió ayer su silencio y acusó a Washington de seguir mintiendo sobre Irak.

En su primer texto desde la cárcel, publicado en el New York Times bajo el título “La brumosa máquina de guerra”, Manning se pregunta si el Pentágono aún “controla la cobertura mediática de su involucramiento de largo plazo allí y en Afganistán”.

“Creo que los límites actuales de la libertad de prensa y el pesado velo de secreto del gobierno, impiden que los estadunidenses conozcan plenamente lo que pasa en las guerras que financian”, escribió.  Y aunque acepta haber violado la ley con sus actos, afirma que “las preocupaciones que entonces me guiaron siguen sin ser superada”.

¿El retorno de Sadam?

La milicia Nakshbandi, con raíces en el antiguo partido Baaz, del derrocado Sadam Husein, luchó junto al grupo Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIS) durante la conquista reciente de la ciudad de Mosul (norte), aseguró la cadena BBC.

Un oficial de Nakshbandi dijo que el EIIS solo está integrado por “bárbaros”, pero según expertos consideran ambos grupos sunitas hacen causa común.

En la lucha por el control de Irak participan hoy otros grupos como la milicia nacionalista iraquí Yaish al Muyahedin (Ejército de yijadistas).