Presidentes de Lufthansa y Germanwings visitan zona de avionazo

El presidente de la aerolínea alemana, Carsten Spohr, y el de su filial, Thomas Winkelmann, rindieron homenaje a las víctimas en medio de la polémica por un video sobre los últimos momentos del avión.
El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr (d), y el de Germanwings, Thomas Winkelmann, ante la prensa en Le Vernet, tras dejar una ofrenda
El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr (d), y el de Germanwings, Thomas Winkelmann, ante la prensa en Le Vernet, tras dejar una ofrenda (AFP)

Seyne-les-Alpes

Los presidentes de Lufthansa y de su filial Germanwings visitaron hoy la zona de los Alpes franceses en la que se estrelló el A320, después de que saliera a la luz un supuesto video sobre el caos vivido a bordo en los últimos momentos.

La justicia francesa negó saber de la existencia de este video grabado al parecer con un teléfono móvil e instó a toda persona que posea una grabación ligada a la catástrofe que la entregue a los investigadores.

"En la hipótesis de que una persona tenga tal video, debe entregarla sin tardanza a los investigadores", agregó el fiscal a cargo de la investigación, Brice Robin, en un comunicado.

Desmienten que haya videos

Robin desmintió que "en el estado actual de las investigaciones, figuren en el legajo uno o varios videos" del avión de Germanwings que se estrelló el 24 de marzo.

El semanario francés Paris Match y el diario alemán Bild afirmaron el martes que tuvieron acceso a un vídeo filmado con un teléfono celular de los últimos momentos previos al siniestro, revelando que los pasajeros eran plenamente conscientes de que el avión iba a estrellarse y gritaron "¡Dios mío! en varios idiomas.

Paris Match afirmó en su portal que no tiene "ninguna duda" sobre la procedencia de la grabación, es decir un teléfono. "Es un elemento humano muy fuerte", pero "no aporta nada a la investigación", según un periodisa del semanario, Frédéric Helbert, quien afirmó hoy que pudo "visualizar" el video, depués de un "muy largo trabajo de investigación" con la ayuda de "intermediarios (..) conectados con gente que trabaja en el terreno".

Un alto oficial de la gendarmería francesa, Jean-Marc Ménichini, indicó en declaraciones a CNN que los teléfonos encontrados en el lugar "todavía no han sido analizados".

Los presidentes de Lufthansa y de Germanwings, Carsten Spohr y Thomas Winkelmann, llegaron esta mañana a la zona de la catástrofe, donde rindieron homenaje a las víctimas ante la estela levantada cerca del pueblo de Le Vernet.

Spohr agradeció a los equipos de socorristas y prometió a las familias de las víctimas una ayuda continua. "Doy mi palabra a las víctimas, nuestra ayuda no cesará esta semana. Seguiremos aportando nuestra ayuda mientras sea necesaria", dijo.

Una semana después de la catástrofe, el teniente coronel Ménichini indicó el martes que "no hay más cuerpos en la zona" del accidente, y que la evacuación de los restos ha terminado.

El trabajo de los equipos será ahora "recuperar efectos personales" de los pasajeros, precisó Ménichini. La segunda caja negra del avión de Germanwings sigue sin ser encontrada en la zona donde se estrelló.

Identificación rápida

Las autoridades francesas prometieron una identificación rápida de las víctimas a través de los análisis de ADN. En Alemania, Lufthansa reveló el martes que el copiloto del avión de Germanwings, sospechoso de estrellar el avión con un saldo de 150 muertos, había informado a la aerolínea en 2009 de que había sufrido una depresión severa.

La compañía declaró que había entregado a la fiscalía documentos obtenidos "por medio de nuevas investigaciones internas", "en interés de una elucidación rápida y sin falla" de las circunstancias del drama.

El presidente de Lufthansa afirmó la semana pasada que no tenía "el menor indicio" sobre las motivaciones del copiloto, Andreas Lubitz. Spohr explicó entonces que este había interrumpido "varios meses" su formación hace seis años por motivos que, según el responsable, no tenía derecho a revelar.

Más de 450 parientes de las víctimas viajaron al lugar de la catástrofe, pero entre ellos no estaban los de Andreas Lubitz, según las autoridades francesas. Para hacer frente a las posibles demandas de indemnización por daños y perjuicios, Allianz, el consorcio que asegura a la compañía aérea alemana, hizo una provisión de 300 millones de dólares, indicó un portavoz de Lufthansa.

La investigación de la BEA

Aunque se demuestre que Lubitz provocó voluntariamente la catástrofe, no cambiarán los derechos a indemnización de los familiares de las víctimas. El número de alemanes muertos en la catástrofe fue revisado a la baja, de 75 a 72, anunció hoy el Ministerio alemán de Exteriores.

La fiscalía de Düsseldorf reveló el lunes que Lubitz había seguido en el pasado un tratamiento médico por tendencias suicidas. Citado por el diario Bild, un investigador barajó como "móvil principal" el "miedo" del copiloto a perder su licencia de vuelo "a raíz de sus problemas de salud".

La Oficina de Investigaciones y Análisis de la aviación civil francesa (BEA) indicó, por su parte que está estudiando "las fallas sistémicas que pudieron llevar" al drama.

"La investigación de seguridad se interesa en particular a la lógica del sistema de cierre de las puertas de las cabinas de pilotaje y a los procedimientos de acceso y de salida" de la misma, "así como a los criterios susceptibles de detectar perfiles psicológicos particulares".

El A320 volaba de Barcelona a Düsseldorf y la mayoría de sus ocupantes eran alemanes y españoles. Un servicio ecuménico fúnebre se celebrará esta tarde en la iglesia católica de Haltern (oeste de Alemania), de donde eran los 16 alumnos alemanes fallecidos en la catástrofe.