Presidentes de Israel y Palestina aceptan invitación al Vaticano

El Papa logra que los mandatarios acuerden visitarlo en junio para analizar los intentos de paz en la zona; las negociaciones se habían cancelado en abril.
El pontifice otra vez se salió del protocolo y se detuvo a orar en el muro que aisla los territorios.
El pontifice otra vez se salió del protocolo y se detuvo a orar en el muro que aisla los territorios. (AFP)

Belén, Cisjordania

El papa Francisco obtuvo una importante victoria moral el domingo, al lograr que los presidentes israelí y palestino aceptaran visitarlo en el Vaticano el mes próximo para analizar los asediados intentos de paz. Las negociaciones entre israelíes y palestinos se interrumpieron a fines de abril y no se habían programado reuniones de alto nivel por el resto del año.

Al término de una misa al aire libre en la Plaza del Pesebre, en Belén, el Papa invitó al presidente palestino Mahmud Abás y al israelí Shimon Peres a orar junto con él por la paz. “Ofrezco mi hogar en el Vaticano como lugar para este encuentro de oración”, dijo al concluir la homilía.

Confirmación

Las oficinas de los dos presidentes confirmaron rápidamente que aceptaban la invitación papal.

“Saludamos la invitación del papa Francisco al Vaticano. El presidente Peres ha apoyado y seguirá apoyando todas las vías conducentes a la paz”, dijo la oficina del israelí en una declaración.

El vocero de Abás, Nabil Abu Rdeneh, afirmó que la cumbre tendrá lugar en algún momento en junio. Peres, de 90 años, Premio Nobel de la paz, dejará su cargo pronto y la reunión tendría lugar poco antes de su alejamiento.

El presidente israelí, cuyo cargo es mayormente ceremonial, ha sido un promotor ferviente de los esfuerzos de paz para el Oriente Medio y con el gesto de aceptar el diálogo en el Vaticano arriesga a incomodar al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

El primer ministro del Estado judío ha manifestado indignación con los políticos que han tomado contacto con Abás en momentos en que el líder palestino se reconcilió con el grupo miliciano Jamas, que Israel considera terrorista.

En noviembre de 2012 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció un “Estado de Palestina” en Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental —tierras que Israel capturó en la guerra de 1967— como observador no miembro.

El reconocimiento de la ONU significa poco en la realidad, ya que Israel sigue en control total de los territorios ocupados de Jerusalén oriental (que se anexó en 1967) y de Cisjordania.

Reconoce a Palestina

Francisco comenzó el segundo día de su gira llegando a Belén en helicóptero desde Jordania.

En su programa oficial, el Vaticano se refiere a Abás como presidente del “Estado de Palestina”.

Las autoridades en Cisjordania celebraron la decisión de Francisco de visitar primero Belén y de referirse a ese territorio como “Estado de Palestina”.

El pontífice, que eligió su nombre por san Francisco de Asís, figura del catolicismo asociada con la paz, llegó a la cuna del cristianismo en un aval simbólico a las aspiraciones palestinas de un estado propio.

Una multitud de palestinos recibió entusiasta a Francisco a su llegada a la Plaza del Pesebre al grito de “¡Viva al-Baba!”. Enormes banderas palestinas con los colores rojo, blanco, verde y negro ondeaban junto a las blanquiamarillas del Vaticano.

El Papa afirmó que el estancamiento en las gestiones de paz en la región era “inaceptable”.

Francisco se saltó de nuevo el guión oficial y descendió del coche en Belén para rezar en silencio ante el muro de separación erigido por Israel.

El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, señaló que “ese gesto ha sido para demostrar su participación en el sufrimiento de esta tierra”.

Asimismo, por un momento, se calzó en la cabeza la pañoleta a cuadros blancos y negros que le dio un niño y que simboliza la causa palestina.

“Es un día bendito”, se entusiasmó Samar Sakkakini, un palestino-estadunidense de Canton, Michigan, que asistió a la misa. “Venir a Belén y llegar desde Jordania demuestra solidaridad con el pueblo palestino, lo que es maravilloso. Necesitamos eso”.

Después de la misa, Francisco almorzó con familias palestinas y visitó un campamento de refugiados palestinos antes de viajar en helicóptero al aeropuerto Ben-Gurion de Tel Aviv para iniciar su visita a Israel.

En el campamento de refugiados de Deheishe, el pontífice dijo a decenas de niños que “estoy con vosotros” y les exhortó a avizorar un futuro en paz.

“La violencia no se aplaca mediante la violencia... se aplaca con la paz; paz, trabajo y dignidad”, manifestó Francisco.

Detienen a 26 extremistas en Jerusalén

La policía israelí anunció ayer la detención de 26 activistas de extrema derecha que se manifestaban contra la visita del Papa al Monte Sión, en Jerusalén.

“Estos manifestantes reunidos en torno a la tumba de David lanzaron piedras y botellas a las fuerzas de seguridad. Dos policías resultaron ligeramente heridos”, declaró el portavoz de la policía, Micky Rosenfeld.

El Papa tiene previsto celebrar hoy una misa en el Cenáculo, en el Monte Sión, el lugar donde según la tradición católica Jesús cenó por última vez. Ese mismo sitio, pero en la planta baja, también es venerado por los judíos por ser el lugar donde creen que está la tumba del rey David.

Entre los detenidos figura un soldado “que amenazó a un policía con su arma cuando uno de sus compañeros fue detenido”, añadió el portavoz.

Según la radio pública, 150 extremistas se habían concentrado la madrugada del domingo para denunciar la visita del Papa así como las “cruzadas y la Inquisición” de las que fueron víctimas los judíos en el pasado.

Para evitar incidentes, las autoridades israelíes han emitido órdenes de alejamiento a estudiantes de una yeshivá (escuela talmúdica) instalada en el Monte Sión.

(AFP/ Jerusalén)