Presidente de Senado pide a FARC cese unilateral al fuego

Juan Fernando Cristo dijo que si la guerrilla decide suspender su actividad violenta generaría confianza en todo el país sudamericano sobre su voluntad real de paz en las negociaciones.
El presidente Santos (c), junto al viceministro principal de Irlanda del Norte, el republicano Martin McGuinness (i), hoy en Bogotá
El presidente Santos (c), junto al viceministro principal de Irlanda del Norte, el republicano Martin McGuinness (i), hoy en Bogotá (EFE)

Bogotá

El presidente del Senado de Colombia, Juan Fernando Cristo, dijo hoy que las FARC deberían decretar un cese unilateral al fuego para generar confianza en el país sobre su voluntad real de paz en las negociaciones con el gobierno. Cristo, del Partido Liberal que hace parte de la coalición de gobierno, señaló que "ojalá" los rebeldes "acogieran las declaraciones del viceprimer ministro de Irlanda del Norte porque las FARC tienen que ganarse la confianza de los colombianos".

El senador hizo así referencia a las declaraciones del viceprimer ministro de Irlanda del Norte, Martin McGuinness, quien durante su entrevista de este martes en Bogotá con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo que es fundamental que las partes hagan "gestos importantes de paz". Cristo, uno de los políticos que más ha apoyado el proceso de paz del Gobierno de Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en Cuba, agregó que "la gente no cree en su decisión política (de los rebeldes) de dejar las armas y menos con los recientes actos de terrorismo cometidos por ellos".

En las últimas semanas, las FARC han perpetrado varios ataques contra policías, militares y civiles, así como contra la infraestructura económica del país, principalmente en los departamentos del Cauca y Nariño, en la región suroeste. McGuinness, quien fue militante del Ejército Republicano Irlandés (IRA, por sus siglas en inglés) y ahora dirigente del Sinn Fein, mostró el apoyo de su Gobierno al proceso de paz con las FARC.

"Estamos muy contentos de apoyar este proceso en Colombia, porque creemos que es serio", dijo McGuinness en referencia a los diálogos del Ejecutivo colombiano y las FARC que comenzaron en noviembre de 2012 en La Habana. McGuinness, quien fue un hombre clave en las negociaciones de paz en Irlanda del Norte, advirtió que tales conversaciones "no son fáciles", pero también celebró el caso colombiano, con dos acuerdos ya alcanzados en tierras y participación política, como "muy exitoso".

De otra parte, seis combatientes de las FARC murieron en la noche del lunes en enfrentamientos con el Ejército en el sur del país, mientras que otros 8 fueron capturados en otras operaciones. "En el sector La María del corregimiento de Llorente (en el departamento de Nariño), tropas de la Fuerza de Tarea Pegaso abatieron en combate a seis guerrilleros", informó hoy el Ejército. Una fuente militar dijo a la AFP que los combates duraron 24 horas y que los guerrilleros pertenecían a la columna móvil Daniel Aldana.

Según el Ejército, los combatientes muertos formaban parte del grupo que la semana pasada atacó en la misma zona a una patrulla de la Infantería de Marina, provocando la muerte de un suboficial y dejando heridos a cinco agentes. Además el ministerio de Defensa dijo en un comunicado que en el departamento del Cauca, en el suroeste del país, fueron capturados hoy cuatro guerrilleros y que cuatro rebeldes se entregaron el lunes en Tolima, en el centro.

"Los hoy desmovilizados entregaron armas de dotación, munición y material de intendencia y comunicaciones. Aseguraron estar cansados de los malos tratos y de las operaciones militares que se desarrollan en la zona", informó el ministerio. Las autoridades responsabilizaron hoy a las FARC de un ataque contra la vía panamericana, que une la ciudades de Cali y Popayán, en el oeste del país. Según las autoridades del departamento del Cauca, donde ocurrió la explosión, el ataque destrozó un tramo de al menos diez metros de la vía Panamericana y la dejó parcialmente bloqueada. La explosión no dejó heridos ni muertos.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos lleva a cabo en Cuba desde noviembre de 2012 una negociación con las FARC, dirigida a poner fin a casi medio siglo de conflicto armado, sin que en Colombia las partes hayan cesado la confrontación. Sin embargo, la semana, el líder de las FARC, Timoléon Jiménez, alias Timochenko, pidió en un comunicado al presidente colombiano firmar un cese al fuego, que el gobierno siempre ha negado dado que considera que éste sería aprovechado por la guerrilla para fortalecerse.

Las FARC, principal guerrilla del país con más de siete mil combatientes y la más antigua de América Latina, y el gobierno colombiano ya han acordado dos de los cinco puntos de la agenda: la situación agraria y la participación política de los rebeldes. Actualmente discuten sobre drogas ilícitas y queda pendiente pactar sobre el abandono de las armas y la reparación a las víctimas, así como el método que se utilizará para refrendar los eventuales acuerdos.

Las conversaciones de paz serán retomadas el viernes con un "miniciclo" de ocho días (regularmente son de once días) para luego iniciar un receso por Semana Santa. El conflicto armado colombiano, en el que a lo largo de medio siglo han participado además de guerrillas de izquierda, paramilitares de derecha y bandas narcotraficantes, ha dejado cientos de miles de muertos y con una cifra cercana a los cinco millones de desplazados por la violencia.