Presidente de Guatemala descarta renunciar por crisis de corrupción

Otto Pérez manifestó su voluntad de continuar hasta el 14 de enero de 2016, a pesar del enorme rechazo hacia su persona causado por el escándalo de la red de defraudación fiscal en las aduanas.
El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, decidido a seguir en su puesto a pesar del escándalo de la corrupción
El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, decidido a seguir en su puesto a pesar del escándalo de la corrupción (AFP)

Guatemala

El presidente de Guatemala, Otto Pérez, descartó hoy renunciar al cargo ante masivas manifestaciones contra la corrupción que exigieron su salida, tras salir a luz una red de defraudación fiscal en aduanas.

"Yo tengo un mandato constitucional y estoy dispuesto a cumplir ese mandato, el mandato finaliza el 14 de enero de 2016", aseguró el gobernante en rueda de prensa en la sede de la Fiscalía, adonde acudió por el primer año en el cargo de la Fiscal General, Thelma Aldana.

El escándalo sobre la red dedicada a defraudar el fisco desde las aduanas estalló el pasado 16 de abril, al darse a conocer una investigación de ocho meses de la Fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente avalado por la ONU para sanear el sistema judicial.

La revelación de la estructura ilegal conocida como "La Línea" provocó rechazo e indignación en la población y multitudinarias manifestaciones contra la corrupción para exigir la renuncia del mandatario y la vicepresidenta Roxana Baldetti, al considerar que conocían la existencia de la red.

Baldetti renunció al cargo el pasado 8 de mayo ante la presión social en marchas pacíficas de protesta. El pasado sábado, una semana después de la renuncia de Baldetti, miles de guatemaltecos regresaron a las calles para demandar la dimisión de Pérez.

Pérez comentó que seguirá trabajando "con mucha fuerza" en los ocho meses que le quedan de su gestión y que tomará "en cuenta, por supuesto, estas peticiones, esas demandas y reclamaciones que están haciendo".

"Estoy consciente del clamor de la población sobre el tema de lucha contra la corrupción, que es la línea transversal que ha motivado que los guatemaltecos de diferentes sectores salgan a protestar y demuestren su inconformidad y su cansancio", agregó. Por ello, anunció que trabajará en la depuración a través de una serie de mecanismos a implementar para lograr "cambios de fondo al sistema".

"Si no hay esos cambios de fondo, el sistema va camino a colapsar", advirtió, tras comentar que los diputados también deben de reformar leyes como la Electoral y de partidos políticos, servicio civil, probidad y compras y contrataciones del Estado.

Interpol busca a empresario

La Policía Internacional (Interpol) emitió una alerta internacional para capturar a un empresario guatemalteco vinculado a una red de defraudación fiscal en aduanas, que provocó la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti, informó hoy una fuente oficial.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente avalado por la ONU para erradicar estructuras ilegales en el Estado, dio a conocer en su cuenta Twitter la orden de captura contra el empresario Luis Mendizábal, de 68 años.

Mendizábal es señalado por la Fiscalía y la Cicig como el intermediario de un grupo de abogados que negoció con una jueza beneficios judiciales para los implicados en la red de corrupción.

El nombre del empresario surgió luego que las dos entidades presentaran unas 25 escuchas telefónicas como evidencia de las negociaciones que realizó Mendizábal para obtener medidas sustitutivas a la prisión, lo cual logró para seis implicados.

La investigación del caso concluyó que el líder de la banda era Juan Carlos Monzón, secretario privado de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, quien renunció el pasado 8 de mayo por el escándalo. El jueves pasado fue elegido el magistrado Alejandro Maldonado como su sustituto. Monzón se encuentra en fuga y la Interpol también emitió una orden de captura internacional.

Fiscal reafirma compromiso

Mientras, la fiscal General de Guatemala, Thelma Aldana, reafirmó hoy su compromiso con la justicia al cumplir el primero de sus cuatro años de gestión previstos, y señaló que tuvo que cambiar la ruta de acción del organismo ya que al asumir el cargo encontró más de 1.2 millones de denuncias sin procesar.

"Desde el inicio de mi gestión ha sido imperante la desarticulación de bandas organizadas y la creación de fiscalías", para combatir la corrupción, porque este delito "socava la legitimidad de las instituciones", indicó Aldana durante una actividad celebrada en la sede del Ministerio Público (MP) del país.

Según el informe de su primer año de gestión, entre el 17 de mayo de 2014 y el 31 de marzo de 2015, las diferentes fiscalías recibieron 344,740 denuncias: 265,862 (77 %) fueron remitidas a los juzgados y hasta hoy, de esos casos, 7,219 (2 %) han concluido con sentencias. En el informe se menciona también el caso de corrupción estatal en las aduanas que causó la dimisión de la ex vicepresidenta Roxana Baldetti el pasado 8 de mayo.

Entre los delitos más denunciados figuran la violencia contra la mujer con 48,727 casos, amenazas 41,944, hurto 25,557 y robo 23,698. También se mencionan 6,363 asesinatos, 366 casos de trata de personas con fines de explotación sexual y laboral, 7,255 denuncias de extorsión y 363 de secuestro.

Aldana dijo que en su primer año de funciones, el MP gestionó más de diez mil capturas y presentó ante los tribunales más de 17 mil acusaciones. Con base en las pruebas presentadas, se lograron en ese periodo 7,219 sentencias por diferentes delitos, según el informe.