Presidente de Consejo Europeo ve por primera vez consenso sobre migrantes

A tres días de una cumbre crucial en Bruselas entre la UE y Turquía, Donald Tusk viajó a Estambul y destacó la existencia de un consenso europeo "en torno a una estrategia global" ante la migración.
Un migrante muestra un puñado de euros mientras espera junto a otros refugiados por comida en el campo de Idomeni, Grecia
Un migrante muestra un puñado de euros mientras espera junto a otros refugiados por comida en el campo de Idomeni, Grecia (AFP)

Estambul

El presidente del Consejo Europeo dijo hoy que por primera vez desde el inicio de la crisis de los migrantes ve surgir un consenso europeo, en vísperas de una cumbre crucial, al tiempo que la UE revelaba haber recibido en 2015 más de 1.25 millones de solicitantes de asilo.

Donald Tusk se desplazó a Turquía tres días antes de una cumbre crucial en Bruselas entre la UE y Ankara, que estará centrada en esta crisis. "Por primera vez desde el inicio de la crisis de los migrantes, puedo ver emerger un consenso europeo. Es un consenso en torno a una estrategia global", estimó en una carta dirigida a los 28 países del bloque.

"El lunes, deberíamos confirmar este enfoque. Con esto vamos a poder cerrar la ruta de los Balcanes", dijo Tusk, que agregó que esta es la principal puerta de entrada hacia Europa, con 880 mil migrantes registrados en 2015 y 128 mil en los dos primeros meses de este año.

Más de 1.25 millones de personas, principalmente sirios, afganos e iraquíes, pidieron asilo en los países de la Unión Europa (UE) en 2015, anunció hoy la Oficina europea de estadísticas Eurostat. Tusk aprovechó una reunión en Estambul con el presidente Recep Tayyip Erdogan para pedirle que haga más para frenar los flujos.

Grecia se ha convertido en el principal puerto de llegada de los migrantes a Europa. Tusk también anunció que un fondo de crisis de la UE de 700 millones de euros va a ser utilizado para ayudar a Atenas a afrontar el flujo de migrantes en su territorio.

El presidente del Consejo Europeo señaló además que espera que se logre un avance en la cumbre y se logre "un acuerdo a gran escala para que Grecia pueda deportar con rapidez a todos los migrantes que no requieran protección internacional".

Tusk instó el jueves desde Atenas a los migrantes económicos a no iniciar el viaje. "Quiero lanzar un llamado a todos los migrantes económicos ilegales potenciales, de donde sean. No vengan a Europa. No les crean a los traficantes. No pongan en riesgo sus vidas y su dinero", dijo.

Salvar Schengen

La Comisión Europea presentó hoy un plan para volver a un funcionamiento "normal", antes del fin del 2016, del espacio de libre circulación de personas Schengen. "El objetivo es levantar todos los controles en las fronteras internas antes de diciembre", indicó el ejecutivo europeo, que advirtió que el colapso del sistema costaría miles de millones de euros a la Unión Europea.

Algunos países europeos impusieron en las últimas semanas, de forma unilateral, controles en sus fronteras para contener la entrada de migrantes. "Los países de la ruta de los Balcanes occidentales, incluidos los que no son miembros de la UE, están listos y determinados para volver a aplicar las reglas y decisiones comunes, incluyendo las reglas de Schengen", dijo Tusk desde Turquía.

Las autoridades turcas firmaron en noviembre con la UE un acuerdo en el que se comprometía a frenar el flujo de migrantes a cambio de una ayuda de tres mil millones de euros y una aceleración de su proceso de adhesión al bloque europeo.

Pero ese acuerdo no ha traído los resultados esperados. Turquía dijo el miércoles estar dispuesta a firmar con catorce países un acuerdo de readmisión en su territorio de migrantes clandestinos.

El cierre parcial de las fronteras en los países de la ruta de los Balcanes, que toman los refugiados que aspiran llegar a los países del norte de Europa, ha dejado a miles de migrantes bloqueados en Grecia. Croacia aprobó hoy cambios en su legislación para poder desplegar al ejército en sus fronteras para, en caso de que sea necesario, frenar la llegada de migrantes.

Más de diez mil migrantes seguían bloqueados el jueves en la frontera entre Grecia y Macedonia, lo que hace temer una grave crisis humanitaria. "La gente está angustiada", explicó Stella Nanou delegada de la Agencia de la ONU para los Refugiados. "Quieren llegar a la frontera, tienen miedo de no poder seguir la ruta".

Además, el viceministro griego de Defensa, Dimitres Vitsas, dijo que cerca de 32 mil refugiados y migrantes están actualmente en territorio griego. "Grecia no puede manejar sola" el peso de esta crisis, repitió el jueves su primer ministro, Alexis Tsipras.