Presidente de Cataluña pide a Rajoy celebrar referéndum de independencia

El presidente del gobierno español se negó en redondo a la demanda de Carles Puigdemont, durante la primera reunión que ambos gobernantes mantuvieron en Madrid.
Mariano Rajoy (i) saluda a Carles Puigdemont momentos antes de su primera reunión en el Palacio de la Moncloa, en Madrid
Mariano Rajoy (i) saluda a Carles Puigdemont momentos antes de su primera reunión en el Palacio de la Moncloa, en Madrid (EFE)

Madrid

El presidente de la región de Cataluña (noreste) Carles Puigdemont, pidió hoy al jefe del Ejecutivo español en funciones, Mariano Rajoy, la celebración de una consulta sobre la independencia de la región, a la que el mandatario se negó rotundamente.

Rajoy y el presidente catalán, Carles Puigdemont, se reunieron hoy por primera vez en Madrid, tras numerosos capítulos de tensión entre ambas administraciones por la apuesta soberanista del Ejecutivo catalán.

Durante la reunión, que se ha desarrollado en un ambiente de "cordialidad" pese a las "profundas discrepancias", según ambos dirigentes, Rajoy se ha negado a aceptar la consulta de independencia propuesta y aseguró que seguirá defendiendo la soberanía nacional frente a "aspiraciones independentistas".

"Cataluña es España y la inmensa mayoría de españoles lo sentimos como tal", recalcó Rajoy, quien ha advertido al presidente catalán que "sin ley no hay democracia".

Puigdemont le ha entregado en cambio un documento con 46 reclamaciones, entre ellas 28 que el Gobierno catalán considera "incumplimientos del Estado (español) con Cataluña, invasión de competencias e interferencias en la acción del gobierno (catalán)", y entre las que figura la celebración de una consulta sobre la independencia de la región que preside.

Este último punto es para el presidente regional un "compromiso", acompañado por una "hoja de ruta", que se ha comprometido a llevar a cabo durante su mandato, aseguró.

Junto a la solicitud soberanista, el presidente catalán hizo al jefe del Ejecutivo una serie de reclamaciones en materia económica y social, como fijar el techo de déficit en el 1.07 -frente al 0.7 que exige Hacienda-, y un incremento de los recursos financieros.

La reunión, que ha durado dos horas y que ha estado seguida de la comparecencia de ambos líderes políticos por separado, ha constatado la falta de acuerdo y la ausencia de un margen de negociación entre ambas administraciones, algo que ya se daba por hecho antes de la misma.

Puigdemont fue elegido presidente regional catalán en otoño pasado tras un acuerdo de última hora entre la coalición de partidos Junts pel Sí (Juntos por el sí) -formada por heterogéneas formaciones políticas- y el partido de izquierda radical CUP, horas antes de que se cumpliera el plazo para convocar nuevos comicios regionales.

El proceso soberanista que impulsa el Gobierno regional de Cataluña, y que es rechazado de plano por el resto de formaciones políticas de la cámara regional, es uno de las principales diferencias que ha dificultado una coalición de fuerzas de izquierda para formar Gobierno en España.