Presidente del grupo Air Products "horrorizado" por atentado en Francia

Seifi Ghasemi, máximo dirigente del grupo químico estadunidense, manifestó su tristeza ante la decapitación de una persona en su fábrica, mientras el ministro de Economía francés rechazó ...
Agentes de la policía francesa hacen guardia junto a la compañía de reparto Colicom, en Chassieu, donde trabajaba la víctima del atentado
Agentes de la policía francesa hacen guardia junto a la compañía de reparto Colicom, en Chassieu, donde trabajaba la víctima del atentado (AFP)

Washington, París

El presidente del grupo químico estadunidense Air Products se declaró "horrorizado" por el atentado que tuvo lugar hoy en una de sus fábricas en Francia. "Estoy horrorizado y entristecido por el ataque en nuestra fábrica en Francia", dijo Seifi Ghasemi, citado en un comunicado.

Un ataque fue llevado a cabo esta mañana contra la usina del grupo en la localidad de Saint-Quentin-Fallavier, en cuya proximidad se encontró la cabeza de un hombre. Un sospechoso, así como su mujer y su hermana, fueron detenidos.

Ghasemi saludó la "rápida" respuesta de las autoridades francesas y anunció el reforzamiento de la seguridad en los distintos establecimientos del grupo en todo el mundo. "Este incidente muestra hasta qué punto necesitamos tomarnos en serio las medidas de precaución y seguridad" decididas. La víctima no era un empleado de la empresa.

Desde Washington, donde se encuentra realizando una actividad oficial, el ministro de Economía francés, Emmanuel Macron, estimó que el hecho que la usina atacada perteneciera un grupo estadunidense carece de "significación particular".

Que la planta de gas industrial atacada en Saint-Quentin-Fallavier, en Isère (sureste) pertenezca al grupo estadunidense Air Products "según mi opinión no tiene una significación particular a esta altura de la investigación", afirmó Macron, interrogado al término de un encuentro con el secretario estadunidense del Tesoro Jack Lew.

"Evidentemente este punto formará parte de la investigación pero no pienso que esto sea particularmente pertinente", añadió el ministro. El ataque, que dejó una víctima decapitada y dos personas heridas, se produjo hacia las 10:00 hora local (08:00 GMT) en una unidad del grupo estadunidense Air Products.

"Estamos muy entristecidos y afectados por este ataque terrorista", añadió Macron. "Este atentado horrible nos recuerda el riesgo constante que pesa en nuestro país como en otros países amigos", declaró.

Seis meses después de los sangrientos atentados de París, un jefe de empresa murió decapitado hoy en un atentado yihadista cometido en una planta de gas cerca de la ciudad francesa de Lyon (centroeste), cuyo presunto autor, empleado de la víctima, ha sido detenido.

El ataque comenzó hacia las 10:00 hora GMT en una unidad de grupo estadunidense Air Products, situados en una vasta zona logística de Saint-Quentin-Fallavier, cerca de Lyon.

"Según los primeros elementos de la investigación, uno o varios individuos, a bordo de un vehículo entraron en la fábrica. Entonces se produjo una explosión", informó una fuente cercana al caso. Tras esta explosión los gendarmes se desplazaron al lugar, clasificado como sensible, y descubrieron el cuerpo decapitado.

Es la primera vez que un hombre es decapitado en Francia en un ataque terrorista, aunque se trata de una práctica frecuentemente utilizada en Siria y en Irak por el grupo Estado Islámico (EI).

Según la fuente, la víctima, un jefe de empresa de Rhône, era el patrón del supuesto autor del atentado, identificado como Yassin Salhi. Fue su vehículo, autorizado para entrar en la planta de gas, el que permitió al supuesto autor penetrar en el recinto.

Detenido poco después de lo ocurrido, Salhi, de 35 años, es conocido por sus "vínculos con el movimiento salafista", una rama del sunismo radical. Salhi fue investigado en 2006 y vigilado por los servicios de inteligencia franceses, aunque su investigación no se prolongó más allá de 2008.

Tres personas más fueron detenidas: la mujer y la hermana del sospechoso que residía con su familia en las afueras de Lyon, y el propietario de un coche visto en los alrededores que finalmente ha sido puesto en libertad.

Solidaridad entre Francia y Túnez

Este nuevo ataque, "de naturaleza terrorista", según el presidente François Hollande, se produce menos de seis meses después de los ataques de enero en París y prácticamente a la vez que un atentado contra un hotel en Túnez que ha dejados 28 muertos, entre ellos, numerosos turistas extranjeros.

François Hollande y el presidente tunecino Beji Caid Essebsi se transmitieron su mutua "solidaridad frente al terrorismo" en una entrevista telefónica. El atentado en Isère llega también en un momento en que las autoridades temían nuevos actos de terrorismo, tras un supuesto atentado fallido contra una iglesia en las afueras de París en abril.

Desde entonces, el gobierno ha puesto en marcha un drástico plan de vigilancia antiterrorista y el ministro de Interior ha repetido en varias ocasiones que la amenaza en Francia seguía siendo "muy elevada".

El primer ministro Manuel Valls, que puso fin a su visita oficial a Colombia debido al atentado, ordenó hoy una "vigilancia reforzada" en todos los sitios sensibles de la región de Lyon, segunda ciudad de Francia, que alberga numerosos sitios industriales. El terrorismo islamista ha golpeado nuevamente a Francia", dijo Valls, anunciando desde Bogotá la interrupción de su gira por Sudamérica y su regreso a París.

En Saint-Priest, donde Yasin Salhi vivía con su esposa y sus tres hijos de 6 a 9 años, en una vivienda social de tres plantas, los vecinos los describían el viernes como "una familia discreta". "Sus hijos juegan con los míos", indicaba una mujer. "No hablaba a nadie, solo nos decíamos 'buenos días, buenas tardes'", afirmaba otro vecino a propósito del sospechoso.

Un joven afirmaba que no lo había visto "jamás" en la mezquita de Saint-Priest. "Tengo el corazón que se me va a parar", "no sé lo que pasa", declaraba la esposa del sospechoso a la radio Europe 1 antes de ser detenida por la policía.

"Se marchó al trabajo a las 7:00", explicó, añadiendo que su marido era repartidor. "Somos musulmanes normales, hacemos el ramadán. Tenemos tres hijos, una vida de familia normal", insistió.

"Francia acaba de vivir su segundo shock en menos de seis meses", lamentó el rector de la Gran Mezquita de Lyon, Kamel Kabtane, condenando un "atentado diabólico perpetrado en pleno mes de ramadán". "No podemos tolerar lo que esos mensajeros del odio hacen en nombre del islam", añadió.

Basado en Allentown, Pensilvania (este de Estados Unidos), el grupo Air Products tiene 21,200 empleados en todo el mundo y un volumen de negocios de 10,400 millones de dólares en 2014.

En abril pasado, la empresa anunció que la estatal saudita Saudi Aramco la había seleccionado para participar en la construcción, en Arabia Saudita, del mayor sitio de producción de gas del planeta.