Presentan denuncias contra gobernador de Nueva Jersey

Los demandantes aseguraron que el corte del puente durante cinco días habría perjudicado a “miles de usuarios del estado de Nueva Jersey” y reclaman un resarcimiento económico por, entre otras ...

Nueva York

Seis personas presentaron una denuncia judicial contra el gobernador republicano de Nueva Jersey (este), Chris Christie, por los daños y perjuicios sufridos por el denominado Bridgegate, el corte de un puente por revancha política que desató un escándalo en Estados Unidos.

La demanda de 11 páginas fue introducida el jueves ante la justicia federal de Nueva Jersey, señaló ayer el estudio de la abogada Rosemarie Arnold, que representa a los afectados por los grandes embotellamientos ocasionados por el corte en septiembre pasado de algunos carriles del puente George Washington, que une a Nueva Jersey con Nueva York.

Los demandantes aseguraron que el corte del puente durante cinco días habría perjudicado a “miles de usuarios del estado de Nueva Jersey” y reclaman un resarcimiento económico por, entre otras cosas, llegar tarde a su trabajo y perder dinero en sus salarios.

A su vez, la comisión de Transporte y Obras Públicas de la Asamblea legislativa estatal divulgó ayer más de dos mil páginas de documentos sobre el caso.

Los papeles no implican, por ahora, al gobernador, pero sí ofrecen una imagen más precisa de cómo los responsables del cierre hicieron oídos sordos a las quejas de ciudadanos y otros funcionarios sobre las consecuencias potencialmente peligrosas.

Entre lo divulgado figura un mensaje del director del puente, Robert Durando, quien señaló desde el primer día que la congestión impidió la adecuada circulación de los vehículos de servicios de urgencias.

Una mujer de 91 años falleció después de que la ambulancia tardó aproximadamente el doble de lo habitual en llegar a su domicilio debido al tráfico.

A pesar de estos y otros mensajes, los responsables de la maniobra mantuvieron el cierre durante cuatro días ignorando las advertencias.   

Los cierres fueron una represalia política contra el alcalde de Fort Lee, el demócrata Mark Sokolich, porque éste no apoyó la campaña de reelección del gobernador.

Christie, fuerte candidato para llegar a la Casa Blanca en 2016, pidió el jueves disculpas, después de que se divulgara una serie de correos que mostraban a la jefa adjunta de su gabinete, Bridget Anne Kelly, y algunos directivos de la Autoridad Portuaria del estado planeando el cierre.