Presentan a Leopoldo López ante la justicia

El dirigente opositor, que ayer se entregó a la Guardia Nacional para hacer frente a cargos en su contra, tendrá hoy su primera audiencia.
Con megáfono en mano, el político de 42 años pidió a sus simpatizantes no caer en provocaciones ni en enfrentamientos con la policia.
Con megáfono en mano, el político de 42 años pidió a sus simpatizantes no caer en provocaciones ni en enfrentamientos con la policia. (Alejandro Cegarra/AP)

Caracas

Un grupo de líderes opositores se concentrarán hoy en el Palacio de Justicia donde tendrá lugar la audiencia de presentación del dirigente Leopoldo López, quien ayer se entregó a las autoridades acusado por la muerte de tres manifestantes.

"Mañana (miércoles) vamos a acompañar a Leopoldo (...) que es víctima de un proceso judicial amañado", dijo ayer en rueda de prensa transmitida por internet el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, quien secundó al líder del opositor partido Voluntad Popular en sus protestas de calle bajo el lema "La salida" contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

López se entregó a mediodía a la Guardia Nacional (policía) en una plaza de Caracas, entre miles de seguidores que intentaron que los agentes no se lo llevaran.

Se espera que hoy se realice su audiencia en la, según su partido Voluntad Popular, será imputado por "homicidio intencional calificado", "terrorismo", "lesiones graves", "incendio de edificio público", "daños a la propiedad pública", "delitos de intimidación pública", "instigación a delinquir" y "delitos de asociación" respecto de los hechos violentos del miércoles 12 de febrero, cuando una marcha estudiantil derivó en disturbios con saldo de tres muertos, 68 heridos y decenas de detenidos.

En las últimas dos semanas, diversas marchas estudiantiles fueron convocadas en reclamo por la inseguridad, inflación, desabastecimiento y detenciones estudiantiles, tras las cuales se desataron hechos violentos, calificados por el presidente Maduro como un "golpe de Estado en desarrollo".

En su cuenta de Twitter, López confirmó anoche que fue recluido en la cárcel de Ramo Verde, en el estado Miranda: "Sigo luchando contra la dictadura", escribió y publicó un video grabado días antes con su esposa, con el que insta a que "nuestra causa ha sido, sigue siendo y hoy más que nunca tiene que ser 'La salida' de este gobierno".

La jornada de ayer estuvo marcada por dos manifestaciones pacíficas. La concentración antichavista en el acomodado sector este de Caracas, con unas 10 mil personas vestidas de blanco, ante las que López dirigió un mensaje y luego se entregó a la policía, y otra ante el Palacio de Gobierno que reunió a unos 10 mil trabajadores petroleros convocados por Maduro.

Con una bandera venezolana, López, que ayer llegó a la Plaza Brión desafiando una orden de captura, trepó a una estatua del prócer cubano José Martí e instó a "construir una salida a este desastre".

En tanto, Maduro nombró a Gustavo González como nuevo director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en reemplazo del general Manuel Bernal, dos días después de acusar a un grupo de funcionarios del SEBIN de haber incumplido la orden presidencial de acuartelarse, en lugar de participar en los disturbios del día 12.

Economista y político

Leopoldo López Mendoza, coordinador nacional del partido Voluntad Popular (socialdemócrata) nació en Caracas el 29 de abril de 1971. Alumno del colegio Santiago de León, viajó a Estados Unidos en 1989 para estudiar economía en Ohio. En 1993 ingresó en la Universidad de Harvard donde obtuvo una maestría en políticas públicas.

En 1996 regresó a Venezuela y se incorporó a la asociación civil Primero Justicia, que luego se convertiría en partido político lanzándose como candidato por el municipio de Chacao, donde obtuvo la victoria y gobernó por dos periodos consecutivos, de 2000 a 2008.

Participó en movilizaciones opositoras que desembocaron en el fallido golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez en abril de 2002.

Fue acusado de obtener una donación irregular por parte de la empresa Petróleos de Venezuela, por lo que fue inhabilitado para cargos públicos por tres años. Pero el 1 de septiembre de 2011 la Corte Interamericana de Derechos Humanos falló a su favor y pidió al Estado "asegurar que las sanciones de inhabilitación no constituyan impedimento para la postulación a cargos públicos".