Presentador estrella de NBC, suspendido 6 meses acusado de mentir

Brian Williams no gozará de paga durante seis meses por haber deformado los acontecimientos que vivió en la guerra de Irak en 2003.
El periodista Brian Williams, en una imagen de archivo de 2002
El periodista Brian Williams, en una imagen de archivo de 2002 (Archivo)

Nueva York

El presentador estrella de la cadena de televisión estadunidense NBC, Brian Williams, fue suspendido por seis meses sin paga por haber deformado los acontecimientos que vivió mientras cubría la guerra en Irak en 2003, anunció hoy la empresa.

La medida es de efecto inmediato y durante seis meses Williams, de 55 años, no recibirá ningún pago, precisó la presidente de NBC Deborah Turness en el sitio internet de la cadena.

"Durante su programa del viernes 30 de enero de 2015, Brian deformó los acontecimientos que se habían producido mientras cubría la guerra en Irak en 2003. Luego, quedó en claro que había hecho lo mismo en otras ocasiones relatando esa historia. Él tuvo la culpa, eso era algo completamente inapropiado para alguien en la posición de Brian", sostuvo Turness en el escrito.

Por ello, "hemos decidido suspender a Brian (...) por seis meses", añadió la ejecutiva. Williams, que presentaba el noticiero nocturno desde 2004, es uno de los conductores más célebres de Estados Unidos y había renovado su contrato con NBC en diciembre, por unos diez millones de dólares al año.

En las declaraciones que abrieron la polémica Williams había afirmado en su programa que un helicóptero en el que viajaba en Irak en 2003 había sido atacado con lanza-cohetes.

Pero luego de que varios militares pusieran en duda su versión de los hechos en mensajes en las redes sociales, el presentador presentó sus disculpas al aire el 5 de febrero, afirmando haber cometido un "error".

"Yo estaba en un aparato que seguía" al helicóptero atacado, reconoció el presentador del noticiero más observado en Estados Unidos. "Cometí un error al recordar este acontecimiento de hace 12 años", dijo.

El viernes pasado, NBC inició una investigación interna para examinar las declaraciones de su presentador estrella, mientras que ciertos comentaristas se interrogaban abiertamente sobre la posibilidad de su permanencia en la cadena de televisión tras esta polémica.