Preparan defensa de Ledezma mientras chavismo redobla ofensiva antiopositora

La apelación en favor del encarcelado alcalde de Caracas, acusado de conspiración, se enfrenta a los esfuerzos del gobierno de Maduro de ilegalizar a líderes de la oposición ante los próximos ...
Un obrero limpia una fuente junto una pancarta con inscripciones contra el presidente venezolano Nicolás Maduro en Caracas
Un obrero limpia una fuente junto una pancarta con inscripciones contra el presidente venezolano Nicolás Maduro en Caracas (AFP)

Caracas

La defensa del encarcelado alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, prepara una apelación en favor del opositor, acusado de conspiración con base en la declaración de un militar preso durante meses en los calabozos de los servicios de inteligencia.

Con Ledezma ya están detenidos dos de los tres principales líderes radicales opositores a Nicolas Maduro, quien ha denunciado en dos años al menos una decena de planes de magnicidio y golpes de Estado y que enfrenta cruciales elecciones legislativas este año mientras su popularidad ronda apenas 20%.

La ofensiva del chavismo contra la oposición, vituperada cada día desde el gobierno, se apresta a una nueva vuelta de tuerca el martes cuando la mayoría oficialista de la Asamblea Nacional intente el desafuero del diputado Julio Borges, lo que lo dejaría fuera de la carrera electoral.

Luego de quince años de un gobierno que se define como socialista, Venezuela atraviesa una crisis marcada por la mayor inflación del mundo, un déficit fiscal desenfrenado, una cotización del dólar paralelo que supera treinta veces la cotización mas baja de las tres tasas oficiales, y una pertinaz penuria de alimentos, medicinas y productos de higiene.

Tortura

El viernes la fiscalía imputó a Ledezma "por presuntamente incurrir en los delitos de conspiración y asociación" para delinquir y ordenó su reclusión en la prisión militar de Ramo Verde.

La imputación contra Ledezma "es deleznable desde el punto de vista técnico, es extremadamente débil", dijo a la AFP el abogado Omar Estacio, quien confirmó que el martes presentará su recurso contra una acusación que alega fue obtenida bajo tortura.

La fiscalía basó su acusacion en una declaración firmada en noviembre por el teniente coronel retirado José Arocha, cuando llevaba seis meses recluído en calabozos del servicio de inteligencia conocidos como "Las Tumbas".

"Decir tortura y reclusión en 'Las Tumbas' es sinónimo", señala Estacio. Hay denuncias según las cuales "los detenidos están en un quinto sótano donde jamás ven el sol, expuestos a luces de alta intensidad las 24 horas del día, de manera que la gente pierde la noción de cuándo es de noche y cuándo es de día. Música a altos decíbeles, pésima alimentación".

Ledezma firme

En una carta datada en la prisión con fecha del domingo y enviada a los medios, Ledezma dice sentirse "más que nunca firme y dispuesto a persistir en esta lucha por la libertad", y pide a la alianza Mesa de Unidad Democrática que discuta "la tesis constitucional de solicitar la renuncia de Maduro, porque esa vía es todo lo contrario a un golpe militarista".

Ledezma, de 59 años, fue sacado de sus oficinas el jueves por un comando de asalto del servicio de inteligencia con armas largas, capuchas y chalecos antibalas. Ledezma, junto con Leopoldo López y la ex diputada María Corina Machado, propugnaron el año pasado una estrategia llamada "La Salida", que pedía la renuncia de Maduro y que el gobierno calificó de insurrecional.

Leopoldo López está detenido desde febrero de 2014, acusado de impulsar las protestas que tuvieron derivaciones violentas y dejaron 43 muertos entre febrero y mayo. Su juicio, que preveía una nueva sesión este lunes, avanza lento, con frecuentes suspensiones de audiencias. Machado fue desaforada por la mayoría automática chavista el año pasado y es investigada pero sigue en libertad.

Tras la detención de Ledezma "hubo un fuerte rumor de que iban a allanar mi casa, pero esto finalmente no sucedió. Igual, sabemos que el hecho de que exista o no una orden de captura no significa nada, porque aquí en Venezuela se procede sin legalidad alguna", declaró Machado.

Asimismo, parte de la oposición venezolana respondió hoy a la detención de Ledezma, firmando en el conocido como "acuerdo para la transición" señalado por el Gobierno como prueba de una conspiración y que este impulsó junto al, entre otros, también preso Leopoldo López.

La repercusión por la detención de Ledezma continuó hoy recorriendo el continente americano y gobiernos como el de EU, señalados por Venezuela de dar apoyo al alcalde encarcelado y diversas organizaciones se expresaron nuevamente en contra de una privación de libertad que no parece haber afectado al burgomaestre.

"Su espíritu y su estado de salud están incólumes, está como nos tiene acostumbrado Antonio, un hombre fuerte, recio, y absolutamente convencido de que todo de lo que lo puedan acusar es mentira", dijo hoy a periodistas su esposa, Mitzy Capriles.

"Conspiración y asociación"

Ledezma fue imputado el viernes pasado por presuntamente incurrir en los delitos de "conspiración y asociación" por su supuesta vinculación en "planes conspirativos" y el Ministerio Público (MP) decidió que hasta que el tribunal que lleva su caso decida si va a juicio se mantuviese preso en la cárcel de Ramo Verde, que comparte desde entonces con Leopoldo López.

Sin embargo la Fiscalía informó entonces de que la detención de Ledezma se hizo en relación con su supuesta vinculación con unos estudiantes venezolanos apresados tras su expulsión de Colombia en septiembre pasado y acusados de conspiración para la rebelión poco después y no los por los eventos de las últimas fechas.

El histórico partido opositor socialcristiano Copei respondió a la detención del alcalde firmando hoy el conocido como "Acuerdo nacional para la transición", difundido el pasado 11 de febrero, y por el que el Ejecutivo acusó hace unos días sus ideólogos de "conspiradores".

"Como rebeldía cívica todo Copei suscribe el acuerdo para la transición nacional", indicó en rueda de prensa el presidente del partido, Roberto Enríquez, al señalar que este texto sería una de las causas por las que Ledezma fue detenido el pasado jueves en la sede de su partido Alianza Bravo Pueblo, en Caracas.

En este "acuerdo" que también contó entonces con el apoyo de la ex diputada y opositora María Corina Machado se pide la renuncia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para dar paso "a la reconstrucción" del país.

Según el jefe del Ejecutivo, la publicación de este texto era la señal que los militares de un supuesto plan golpista ya desmantelado y apoyado desde Washington estarían esperando para iniciar un ataque aéreo contra objetivos oficiales, incluyendo el sitio donde él se encontrara, acusaciones calificadas hoy desde EU de "falsas".

La respuesta del Gobierno venezolano a la adhesión de Copei al texto no tardó mucho y el vicepresidente, Jorge Arreaza, a través de su cuenta en la red social Twitter publicó: "Anuncian que más opositores se sumarán al comunicado golpista neoliberal. Al fin se sinceran y confiesan sus verdaderos planes e intenciones".

El Ejecutivo venezolano recibió también desde Uruguay el apoyo del gobernante Frente Amplio que rechazó "los intentos de desestabilización" y "la injerencia externa" en el país caribeño a propósito de la detención de Ledezma.

Del mismo modo, en el comunicado oficial de seis puntos publicado en la página web del partido, este muestra "su confianza en que los ciudadanos acusados de desarrollar acciones en contra de la institucionalidad democrática de (...) Venezuela contarán con todas las garantías jurídicas en el marco del debido proceso".

La acciones de la oposición venezolana también se llevaron a cabo fuera de las fronteras del país y el coordinador político de Voluntad Popular (VP), Carlos Vecchio, entregó en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) una carta dirigida a su secretario general, José Miguel Insulza, en la que le solicita que se pronuncie sobre la situación política en Venezuela.

"La OEA no puede seguir callada ante la realidad venezolana. Es hora que el foro llamado a evaluar la situación de Venezuela lo haga. La OEA y sus miembros no pueden callar más y deben revisar que Venezuela cada día se aleja más de los parámetros de la democracia", afirmó Vecchio en declaraciones a los periodistas.

En sus declaraciones, Vecchio, quien salió de Venezuela hace semanas y sobre quien pesa una orden de captura por su presunta relación en los hechos violentos de principios de 2014, también pidió la liberación de López -líder de su partido VP- y de Ledezma a un organismo que Caracas considera que se encuentra bajo influencia estadunidense.

En la misiva solicitan a la OEA que evalúe si Venezuela cumple con los requisitos de la Carta Democrática Interamericana, aprobada en 2001 en Lima (Perú), para, en caso contrario, incrementar los mecanismos del organismo hemisférico en defensa de la democracia.

Oficialistas van por más opositores

Entretanto la bancada oficialista se aprestaba a intentar el desafuero del diputado opositor Julio Borges, del partido Primero Justicia del ex candidato presidencial Henrique Capriles. A comienzos de mes el presidente de la asamblea nacional y número dos del chavismo, Diosdado Cabello, acusó también a Borges de estar involucrado en planes conspirativos.

Otros cuatro legisladores opositores --incluyendo a Machado-- fueron desaforados y sometidos a procesos que o no han comenzado aún o se eternizan y los dejan al margen de la lucha por cargos de elección. Los otros tres son Richard Mardo, María Aranguren y Juan Caldera, desaforados antes de que comenzaran las protestas opositoras de hace un año, y a quienes se les imputan delitos de legitimación de capitales.

El desafuero en noviembre de 2013 de Aranguren --disidente del oficialismo-- además, permitió al chavismo recuperar los dos tercios de la cámara y aprobar superpoderes para que el presidente gobernara por decreto en temas económicos durante 2014.

La inflación, el déficit fiscal y el desabastecimiento alcanzaron niveles inéditos en ese período en el cual Maduro gobernó por decreto en estos temas denunciando una guerra económica contra Venezuela.