Prepara EU respuesta por invasión de Rusia a Ucrania

El secretario del Tesoro estadunidense dijo que está listo para trabajar con otros países y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para apoyar la economía ucraniana.
Un hombre exhibe una bandera en la Plaza de la Independencia de Kiev, donde se emitió una orden de arresto para derrocado presidente Viktor Yanukovich por el asesinato en masa de manifestantes.
Un hombre exhibe una bandera en la Plaza de la Independencia de Kiev, donde se emitió una orden de arresto para derrocado presidente Viktor Yanukovich por el asesinato en masa de manifestantes. (AFP)

Las potencias occidentales preparan una fuerte respuesta a la invasión militar rusa de Crimea, en Ucrania, al advertir que Moscú puede enfrentar penalidades económicas, aislamiento diplomático y un fortalecimiento de las defensas aliadas en Europa a menos que se retire de ese país.

John Kerry, secretario de Estado de EU, dijo que ha consultado con otros líderes mundiales y "todos y cada uno de ellos están dispuestos a hacer lo posible para aislar a Rusia debido a la invasión. El presidente Obama habló el domingo con la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro británico David Cameron y el presidente polaco Bronislaw Komoroski".

Kerry planea viajar el martes a Kiev para reunirse con el gobierno ucraniano. Mientras que funcionarios estadounidenses dijeron que Washington también se centrará esta semana en establecer un paquete de asistencia económica para Ucrania.

Por su parte, el secretario del Tesoro, Jacob Lew, dijo ante un grupo en Washington que Estados Unidos está listo para trabajar con otros países y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para apoyar la economía ucraniana.

Agregó que en discusiones con funcionarios ucranianos se discutió que el nuevo gobierno está preparado para seguir las reformas necesarias para cambiar significativamente la abrumada economía de ese país.

Lew dijo que el gobierno de Estados Unidos está listo para suplementar préstamos de emergencia del FMI para aliviar el impacto que las reformas pudieran tener sobre los ucranianos vulnerables.

"Estados Unidos está preparado para trabajar con sus aliados bilaterales y multilaterales para ofrecer a Ucrania todo el apoyo posible para restaurar la estabilidad financiera y regresar al crecimiento económico si el nuevo gobierno implementa las reformas necesarias", dijo Lew en un discurso ante la conferencia anual de política de la AIPAC, el principal grupo de cabildeo proisraelí en Estados Unidos.

La crisis pudiera cambiar significativamente las prioridades de seguridad nacional del presidente Barack Obama, obligándolo a pasar por alto los cambios en la política estadounidense en Asia y mantener el nivel de presencia militar en Europa para limitar el alcance de Rusia.

La mala voluntad y falta de confianza también pudiera afectar otros dos frentes, Siria e Irán, donde Rusia ha sido un aliado necesario para Occidente.

El presidente ruso Vladimir Putin no ha dado señales de ceder a las advertencias de occidentes y cientos de hombres armados rodearon una base militar ucraniana en Crimea, una región pro rusa. En Kiev, la capital ucraniana, el primer ministro Arseni Yatsenyuk alertó a los aliados que "estamos al borde del desastre".

Altos funcionarios del gobierno de Obama dijeron que creen que Rusia ha completado su control operativo sobre Crimea y que cerca de seis mil efectivos de la Fuerza Aérea y la Marina están en la zona. Estados Unidos también observa de cerca enfrentamientos étnicos en otras zonas del oriente de Ucrania, aunque los funcionarios dijeron que no han observado movimientos militares rusos en otras partes.

Los funcionarios pidieron no ser identificados porque no están autorizados a discutir la situación en público.

Mientras que varios senadores federales también pidieron la instalación de sistemas avanzados de defensa aérea en Polonia y la República Checa.

En el Vaticano, el papa Francisco aprovechó su presentación tradicional del domingo a mediodía en la Plaza de San Pedro para exhortar a los líderes mundiales a promover el diálogo como forma de solucionar la crisis en Ucrania.

Por su parte, el senador Marco Rubio, republicano por Florida, al discutir el potencial de una respuesta militar estadounidense contra las tropas rusas en Crimea, dijo: "No creo que nadie defienda eso". Uno de los funcionarios gubernamentales dijo que Washington no está estudiando ninguna acción militar contra la presencia rusa en Crimea y que el gobierno centra sus esfuerzos en opciones políticas, económicas y diplomáticas.

Rubio dijo que sería difícil contener a Moscú y que Putin ha hecho un "análisis de costo-beneficio, el costo de lo que ha hecho... y claramente ha llegado a la conclusión de que los beneficios son mucho mayores que el costo. Es necesario que nos dediquemos a cambiar ese cálculo".

Para comenzar, Rubio y su colega Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, dijeron que el gobierno debe revisar sus planes, abandonados en 2009, de reemplazar los interceptores de misiles y radares en Polonia y la República Checa.

Rusia opinó que el programa tenía por fin contrarrestar sus propios misiles y socavaba sus defensas nucleares. La Casa Blanca lo negó y afirmó que el plan era colocar interceptores de alcance medio en Polonia y la República Checa dirigidos a derribar misiles procedentes de Irán y Corea del Norte.

Expertos dijeron que la reducción de las fuerzas norteamericanas de tierra en Alemania debe ralentizarse o eliminarse completamente para prevenir una erosión catastrófica de la estabilidad y la democracia en Europa.

Kerry fue entrevistado en el programa "Face the Nation" de CBS; "Meet the Press" de NBC y "This Week" de ABC. Graham se presentó en el programa "State of the Union" de CNN.