Ganarme el Nobel fue una sorpresa: activista hindú

"La voz de millones de niños ha sido escuchada", afirmó Kailash Satyarthi, ganador, junto con Malala Yousafzai, del Premio Nobel de la Paz.
2014: Kailash Satyarthi (India) "por la lucha contra la opresión de los niños y jóvenes y por el derecho de todos los niños a la educación".
"Si a los niños se les niega la educación serán pobres toda su vida", afirmó Kailash Satyarthi (India). (AFP)

Nueva Delhi

El indio Kailash Satyarthi, uno de los dos galardonados con el Nobel de la Paz, afirmó tras conocer que había recibido el premio, que es el reconocimiento a "las necesidades que padecen millones de niños".

"Estoy agradecido al Comité del Nobel por reconocer las necesidades que padecen millones de niños que sufren en estos tiempos modernos", aseguró Satyarthi, presidente de la Marcha Global contra el Trabajo Infantil, a la agencia local PTI.

"El honor (de la concesión del Nobel de la Paz) es para todos los ciudadanos de la India. Continuaré mi trabajo por la ayuda a la infancia", añadió Satyarthi, que reconoció que se enteró por un periodista de que había obtenido el premio: "Una total sorpresa".

Satyarthi, exultante, se mostró muy optimista ante los medios de comunicación.

"Lo he dicho muchas veces, la India es el país de los cientos de problemas, pero también es el país de las millones de soluciones. Si tenemos un problema, tenemos la capacidad y el coraje de encontrar la solución", aseguró al canal local NDTV.

El premio Nobel indio compartió el galardón con la joven paquistaní Malala Yousafzai, a la que conoce "desde hace años" y a la que llamará para pedirle que se una a él "para luchar por la paz".

"La voz de millones de niños ha sido escuchada", añadió el activista indio en la entrevista concedida a NDTV.

Satyarthi recordó que su pasión contra el trabajo infantil nació de niño, cuando veía a otros menores trabajando mientras él acudía al colegio.

"Cuando tenía cinco años, en mi primer día de clase, fui al colegio con otros niños y vi a uno cerca de la puerta trabajando. Al entrar le pregunté al profesor por qué no estudiaba y me respondió que hay niños que tienen que trabajar. Me trataban de convencer que los niños pobres tenían que trabajar", recordó.

Uno de los padres de esos niños -continuó- le dijo que su hijo trabajaba porque había nacido para ello. "¿Por qué unos nacen para trabajar y otros para estudiar?", se preguntaba el futuro Nobel.

Por ello Satyarthi pidió que no se use la pobreza "para justificar el trabajo infantil y la explotación de los niños. Si a los niños se les niega la educación serán pobres toda su vida. Hay una unión entre trabajo infantil, pobreza y analfabetismo", aseveró.

Este activista social con formas "gandhianas" ha liberado a unos 80.000 niños forzados a trabajar en la India como esclavos, una labor que reconoció el Comité, que destacó su "gran valentía personal" y haber contribuido "al desarrollo de importantes convenciones internacionales de los derechos de los niños".

Nacido el 11 de enero de 1954 en la ciudad de Vidisha en el estado indio de Madhya Pradesh, Satyarthi abandonó su carrera como ingeniero eléctrico a los 26 años para luchar contra el trabajo infantil en la década de los 80.

En 1983 fundó la ONG Bachpan Bachao Andolan (BBA, Movimiento para Salvar la Infancia) en la India, que con 50 millones de trabajadores es el país del mundo con mayor incidencia de empleo infantil.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la actualidad trabajan 168 millones de niños en todo el mundo, de los cuales 85 millones lo hacen en labores peligrosas.