Poroshenko será el nuevo gobernante de Ucrania

El empresario de 48 años de edad ganó las elecciones, según sondeos a boca de urna, en una jornada boicoteada por los separatistas.
La participación fue escasa en el este de la nación por bloqueos rebeldes.
La participación fue escasa en el este de la nación por bloqueos rebeldes. (Reuters)

Kiev

El multimillonario pro europeo Piotr Poroshenko fue electo ayer como nuevo presidente de Ucrania tras obtener más de 55 por ciento de los votos en las elecciones generales anticipadas, según un sondeo realizado por tres institutos, en una jornada que fue boicoteada en las regiones secesionistas del este.

“Parece que el país tiene un nuevo presidente”, celebró el empresario de 48 años, quien hizo fortuna en la industria del chocolate, tras conocer su victoria con 55.9 por ciento de votos.

Si los datos oficiales que se conocerán hoy lo ratifican, no sería necesaria una segunda vuelta contra la ex primera ministra pro europea, Yulia Timoshenko, quien obtuvo 12.9 por ciento.

“Hoy tiene prioridad concretar la senda europea, el deseo europeo de Ucrania”, dijo Poroshenko al confirmar cuál será el rumbo político del gobierno central en el marco de las tensiones con Rusia.

Timoshenko, partidaria de la adhesión de Ucrania a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), admitió a su vez la derrota.

“Quiero agradecer a los ucranianos que las elecciones se hayan llevado adelante pese a las agresiones de Rusia”, dijo.

Entre los principales temas mencionados por Poroshenko destacaron la intención de convocar a elecciones parlamentarias anticipadas y el impulso por promover un pronto diálogo con Rusia, que anunció respetar los resultados.

Poroshenko contará con un aliado en la capital: según resultados preliminares, la alcaldía de Kiev quedará en manos del ex boxeador Vitali Klitschko.

En el este del país se produjeron enfrentamientos que dejaron varios muertos y muchas sedes electorales fueron bloqueadas, por lo que numerosos ciudadanos de las regiones de Donetsk y Lugansk, recién autoproclamadas independientes, no fueron a votar.

La cúpula de Kiev, la Unión Europea y Estados Unidos esperan que la decisión electoral logre darle estabilidad al país, luego de la adhesión de la península autónoma ucraniana de Crimea a Rusia en marzo pasado, tras un referendo que desató la mayor crisis diplomática entre Moscú y las potencias occidentales desde el fin de la guerra fría, en 1991.