Ponen en órbita primer satélite para pronosticar sequías e inundaciones

Los mapas de alta resolución ayudarán a los científicos a prepararse para el futuro, ya que se esperan sequías severas y tormentas más frecuentes.
Cohete Delta 2 porta el satélite SMAP.
Cohete Delta 2 porta el satélite SMAP. (Bill Ingalls/EFE)

California

La NASA puso en órbita un satélite para una misión de tres años que busca rastrear la cantidad de agua en el suelo del planeta, algo que pudiera ayudar a residentes de regiones bajas a prepararse para inundaciones y a los granjeros a enfrentar sequías.

Un cohete Delta 2, portando el satélite Soil Moisture Active Passive (SMAP), fue lanzado poco antes del amanecer desde la base aérea Vandenberg, en la costa central de California.

Los mapas de alta resolución ayudarán a los científicos a prepararse para el futuro, ya que se esperan sequías severas y tormentas más frecuentes. Éstos proporcionarán a los expertos mejores herramientas para predecir cómo los cultivos y los bosques cambiarán si el planeta se calienta.

Pasará tiempo antes que los administradores del proyecto sepan si el satélite se separó exitosamente del cohete y desplegó sus paneles solares para comenzar a generar energía.

“Estoy extremamente ansioso” de comenzar la misión, dijo el administrador Kent Kellogg, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

En la primera etapa del lanzamiento, el comentarista de vuelo Steve Agid dijo que el proceso “continúa bien”.

Una vez que el satélite alcance la órbita deseada, unos 690 kilómetros sobre la Tierra, los ingenieros pasarán dos semanas revisando los instrumentos que medirán la humedad del suelo para producir mapas globales de alta resolución.

Los científicos esperan que los datos compilados ayuden a mejorar los pronósticos de inundaciones y de sequías.

Actualmente, los mapas de sequía y guías de inundaciones repentinas emitidas por el gobierno de EU están basados en simulaciones por computadoras. El SMAP va a tomar mediciones en tiempo real que pueden ser incorporadas a los pronósticos, dijo Dara Entekhabi, del Instituto Tecnológico de Massachusetts  y líder de misión.

El JPL administra la misión de 916 millones de dólares, que deberá durar al menos tres años.

Además del SMAP, el cohete lleva tres nanosatélites de investigaciones para el JPL, la Universidad estatal de Montana y la Universidad Estatal Politécnica de California. Más de 100 estudiantes universitarios participaron en el diseño y construcción de los minisatélites, conocidos como CubeSats.