Policías protestan en Portugal por austeridad

Compañeros de profesión estuvieron en lados opuestos durante la manifestación que, según el sindicato policial, reunió a más de 15 mil personas.

Lisboa

Miles de policías portugueses salieron hoy a las calles de Lisboa para protestar contra los recortes que los afectan por segunda vez en cuatro meses.

La inusual protesta en la que compañeros de profesión estuvieron por un día en lados opuestos registró sus momentos más hostiles cuando decenas de participantes rompieron el cordón de seguridad e invadieron parcialmente las escaleras de acceso al Parlamento portugués.

Un portavoz de la Policía de Seguridad Pública (PSP) informó de que seis policías y cuatro manifestantes recibieron atención médica, aunque solo dos fueron trasladados al hospital sin registrar especial gravedad.

La tensión de la protesta hizo que dirigentes sindicales de la policía hicieran llamamientos a la calma al tiempo que se reunieron con la presidenta del Parlamento, Assuncao Esteves.

Cubiertos con pasamontañas para no ser identificados, algunos miembros de la protesta llegaron a forzar la barrera humana establecida por sus compañeros para impedir su paso, tiraron algunas de las vallas de protección y ocuparon los primeros escalones.

El suceso recordó la protesta de noviembre pasado, cuando los manifestantes también rompieron el cordón de seguridad policial para mostrar su oposición a los recortes aplicados por el Gobierno conservador.

Bajo el lema "Fuerzas y servicios de seguridad unidos en la lucha", la Asociación Sindical de los Profesionales de Policía (ASPP) reunió a cerca de 15 mil personas, según dijeron del sindicato.

"El problema con nuestro sueldo no es sólo que sea bajo, sino que además apenas sube cuando somos promocionados", indicó también a Efe César, un policía de 34 años de la localidad norteña de Aveiro que ha acudido a Lisboa para participar en la manifestación.

El salario medio de un policía en Portugal ronda los 800 euros mensuales, una remuneración considerada por las fuerzas de seguridad "muy baja" en comparación con la de sus colegas europeos.

"Hace diez años ganaba más dinero que ahora y estoy al final de mi carrera, lo que además afecta a la cantidad mensual de mi futura pensión", comentó también a EFE Alvaro, un agente de Oporto de 54 años de edad.

Muchos policías lusos necesitan realizar horas extra y son contratados por comercios de artículos de lujo, como joyerías, e incluso supermercados para encargarse de la seguridad y, así, complementar el sueldo.