Policías de Brasil causaron al menos 3,022 muertes en 2014

Las muertes causadas por policías civiles y militares en 2014, cuando Brasil acogió la Copa del Mundo, subieron un 37% comparado con 2013, indica el estudio sobre seguridad pública.
Policías brasileños desalojan a un grupo de personas en una nave industrial en Río de Janeiro
Policías brasileños desalojan a un grupo de personas en una nave industrial en Río de Janeiro (AFP)

Sao Paulo

Los policías brasileños han matado al menos 3,022 personas en 2014 en todo el país, ocho al día en promedio, según datos publicados en la novena edición del anuario sobre seguridad pública difundido parcialmente el sábado por el diario Folha de Sao Paulo.

Las muertes causadas por policías civiles y militares en 2014, cuando Brasil acogió la Copa del Mundo, subieron un 37% comparado con 2013, indica el estudio, que será difundido la semana próxima por el Foro Brasileño de Seguridad Pública, una ONG especializada en violencia urbana.

El número de muertes aumentó particularmente en las mayores urbes: Sao Paulo (+57.2%) y Rio de Janeiro (+40.4%). Los policías de estas dos ciudades representan 29% del total de uniformados del país y son responsables de 51.3% de todas las muertes imputadas a agentes de las fuerzas del orden en 2014.

Pero el año pasado, al menos 398 policías fueron asesinados en todo el país, de ellos 98 en Rio y 91 en Sao Paulo. "Han terminado por crear una dinámica de 'vendetta' (venganza). ¿Quién será el que mata o muere primero? El Estado no llega a interrumpir esta guerra", deploró el vicepresidente del Foro, el sociólogo Renato Sérgio de Lima, citado por Folha.

La ONG Foro subraya que la cifra de 3,022 personas asesinadas es "subestimada" porque la mayoría de los otros estados se resiste a proporcionar todos sus datos. Las autoridades de Río, donde se desarrollarán los Juegos Olímpicos de 2016, insisten en que el número de personas asesinadas en 2014 es 45% inferior a la de 2006.

Y desde 2008, año de la creación de la primera Unidad de Policía Pacificadora (UPP) en las favelas, los homicidios derivados de la intervención policial cayeron un 85% en los barrios donde las UPP fueron instaladas. El Distrito Federal, con su capital Brasilia, es considerado por el Foro como un ejemplo, con las tasas más bajas: tres civiles asesinados al año por la policía.

"Aquí, no hay esa cultura de confrontación y todas las muertes provocadas por los policías son consideradas homicidios" y no actos de legítima defensa, indicó al diario el secretario de la Seguridad y la Paz Social, Arthur Trindade.