Policía procesado por muerte de sospechoso negro en Oklahoma

Un video amateur registró el momento en que un sheriff asistente voluntario de Oklahoma abate a Eric Harris, de 44 años, convencido de haber desenfundado su pistola Taser y no su arma de fuego.

Washington

Un sheriff asistente voluntario de Oklahoma, (centro de Estados Unidos) fue procesado por homicidio culposo, luego de herir de muerte a un afro-estadunidense desarmado, hecho que fue registrado en un video amateur.

Eric Harris, de 44 años, sospechoso de vender armas en una operación encubierta, fue abatido el 2 de abril por el voluntario de la oficina de policía del condado de Tulsa, quien afirmó que creía haber desenfundado su pistola Taser en lugar de su arma de fuego.

"¡Me disparó! ¡Oh, Dios!", se escucha gritar a Harris en el video, divulgado el fin de semana, mientras oficiales lo sujetaban contra la acera y le gritaban. El hombre murió después en un hospital. En un comunicado, la Fiscalía del distrito de Tulsa, anunció que Bates, fue acusado de homicidio en segundo grado, que implica "negligencia culposa".

La semana pasada, un policía fue acusado de asesinato tras divulgarse un video en el que aparece disparando varias veces contra un hombre negro en North Charleston, Carolina del Sur, tras haberlo detenido por un control rutinario en la carretera.

Robert Bates, el alguacil de reserva del condado de Tulsa, contactado por el diario Tulsa World, reconoció haber disparado a Harris, quien tenía antecedentes penales. "Fui yo", dijo Bates, un exitoso corredor de seguros de Tulsa durante el día, quien se negó a hacer más declaraciones sin el consejo de su abogado.

Un policía de Tulsa llamado para investigar el incidente, grabado por los lentes del alguacil que estaban equipados con una pequeña cámara de video, defendió a Bates argumentando que sacó el arma equivocada al calor de una persecución.

En un comunicado emitido hoy , familiares de Harris dijeron que están "tristes, conmovidos, confundidos y perturbados", también por la manera en que fue tratado minutos después de ser herido.

"El está obviamente dolorido físicamente, necesitaba tratamiento médico de emergencia" y se quejaba de que no podía respirar, señalan los familiares. Pero los policías continuaron insultándolo y apretándole la cabeza contra el pavimento, agregaron.

"Como familia, debemos tratar de aceptar el hecho de que una de las últimas palabras que Eric escuchó antes de morir fue '¡me cago en tu respiración!' No podemos aceptar ésto".

En California, diez alguaciles fueron suspendidos después de ser grabados el jueves por un canal de noticias desde un helicóptero pateando y golpeando a un sospechoso que huía a caballo en el condado de San Bernardino.

En las últimos meses, se han registrado varios casos de ciudadanos de la comunidad negra abatidos por policías blancos, que reavivaron el debate sobre el racismo en Estados Unidos, con varias protestas que incluso derivaron en disturbios.