Policía israelí irrumpe en mezquita al-Aqsa en Jerusalén

Varios agentes resultaron heridos después que entraron al recinto, que es parte del complejo religioso de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén.

Jerusalén

La policía israelí irrumpió en la mezquita de al-Aqsa en Jerusalén, luego que un grupo de palestinos se atrincheró en el recinto con bombas molotov, piedras y fuegos artificiales, de acuerdo con la policía local.

Varios agentes resultaron heridos después que entraron al recinto, que es parte del complejo religioso de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, donde se ubican el Muro de los Lamentos y la Cúpula de la Roca.

El caos se apoderó en el Monte del Templo como también se le conoce a la explana después que enmascarados palestinos lanzaron piedras y fuegos artificiales, luego que la policía recibió información sobre un potencial mitin que había sido planeado durante la noche.

Las puertas de la mezquita de al-Aksa fueron cerradas con barras de metal, muebles y otros elementos por el grupo de palestinos que entró al recinto, que tenía piedras, tablas de madera, fuegos artificiales y bombas molotov, según las autoridades judías.

Elementos de la policía local y de Fronteras lograron entrar en la mezquita y se produjo el altercado con los palestinos, pero después quedó controlada la situación, según las autoridades locales, reportó el diario Jerusalem Post.

El Monte del Templo se abrió a las visitas públicas poco después de los enfrentamientos, mientras la mayoría de los palestinos lograron escapar.

Este domingo es Tisha B'Av, que marca el aniversario de la destrucción de los dos Templos Sagrados en Jerusalén, que se situaron en el Monte del Templo y es el principal día de ayuno y abstinencia del judaísmo de origen rabínico.

El portavoz de la policía Micky Rosenfeld, afirmó que los jóvenes palestinos tenían previsto atacar a los judíos que visitaran el lugar por el Tisha B'av.

La Explanada de las Mezquitas, a la que los judíos llaman el Monte del Templo y consideran su primer lugar sagrado, está administrada por un statu quo heredado del conflicto de 1967, según el cual judíos y musulmanes pueden acceder, pero los judíos no tienen derecho a rezar.

La madrugada de este domingo varios judíos empezaron a celebrar el Tisha B'av, que conmemora en su calendario la destrucción de los dos templos que se encontraban en la Explanada y de los que el Muro de las Lamentaciones, es el último vestigio.