Policía turca identifica a los autores yihadistas del atentado de Ankara

Fuentes policiales señalan a dos ciudadanos turcos próximos al Estado Islámico, auqneu el gobierno islamista de Erdogan insiste en implicar también a la guerrilla kurda del PKK, mientras la cúpula ...
"Estamos de luto", dice la pancarta de un grupo de estudiantes de la Universidad de Ankara, que marcha en protesta por el atentado del sábado
"Estamos de luto", dice la pancarta de un grupo de estudiantes de la Universidad de Ankara, que marcha en protesta por el atentado del sábado (AFP)

Ankara

Dos supuestos yihadistas fueron los autores del atentado suicida que el pasado sábado pasado mató a más de cien personas durante una marcha pacifista en Ankara, según informaciones recogidas hoy por la prensa turca, aunque el Gobierno insiste en implicar también a la guerrilla kurda del PKK.

Fuentes policiales citadas por varios diarios identifican a los terroristas como los ciudadanos turcos Yunus Emre Alagöz, cabecilla de una red de apoyo al grupo terrorista Estado Islámico (EI), y Ömer Deniz Dündar, miembro de la misma red. Ambos figuran en la lista de 21 personas sospechosas de vínculos con el EI distribuida por la Policía y filtrada ayer a la prensa.

Un hermano de Alagöz fue el autor del atentado suicida en el que el pasado 20 de julio murieron 33 activistas de la izquierda prokurda, el mismo colectivo que fue víctima del ataque del sábado. El diario Milliyet informó hoy de que las cámaras de seguridad habían captado imágenes de Alagöz en el lugar del ataque.

El rotativo Hürriyet recoge unas declaraciones del padre de Dündar en las que se muestra destrozado por la posible implicación de su hijo, pero advierte de que ya había alertado a las autoridades de su deriva extremista. Tras aparecer esas informaciones, la Fiscalía de Ankara decretó hoy la prohibición temporal de difundir noticias relacionadas con el doble atentado suicida.

Aunque el primer ministro, el islamista Ahmet Davutoglu, ya declaró el lunes que la pista yihadista es la principal línea de investigación, hoy aseguró que hay una "alta probabilidad" de que en el atentado haya estado también implicada la guerrilla kurda del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

"Al profundizar en las investigaciones, especialmente al observar los movimientos de cuentas de Twitter y varias direcciones de IP, concluimos que hay una alta probabilidad de que tanto el PKK como el EI hayan desempeñado un rol activo en el ataque", dijo Davutoglu.

Estas declaraciones causaron cierto estupor porque el laico y marxista PKK es enemigo acérrimo de los movimientos yihadistas, tanto en Turquía como en Siria, donde grupos afines a la guerrilla kurda combaten a los extremistas islámicos.

Tanto el Gobierno turco como el presidente del país, el también islamista Recep Tayyip Erdogan, han insistido en relacionar de alguna manera el atentado contra la marcha pacifista con los ataques de la guerrilla kurda a soldados y policías turcos en los pasados meses.

Erdogan condenó el atentado como un "abominable ataque contra la unidad y convivencia", pero agregó que "no se distingue en nada de los actos de terror contra ciudadanos inocentes, funcionarios, policías y soldados", en referencia a los ataques del PKK.

Por su parte, la oposición de izquierda turca, tanto los kurdos como los socialdemócratas, han acusado al Gobierno de dirigir muchos más esfuerzos en acosar, detener y encarcelar a activistas de la izquierda que a perseguir las redes yihadistas. También acusan al Ejecutivo de fallos en la seguridad, y en el socialdemócrata CHP, el principal partido de la oposición, se ha exigido la dimisión de los ministros del Interior y de Justicia.

Destituyen cúpula policial

De momento, el gobierno turco destituyó hoy a la cúpula policial de Ankara. El ministerio del Interior anunció la destitución del director general de la policía de la provincia de Ankara, Kadri Kartal, y de sus dos principales adjuntos, el de seguridad y el de inteligencia.

Los tres fueron suspendidos en el marco de la "investigación abierta después del atentado terrorista odioso ocurrido el 10 de octubre ante la estación de Ankara", precisó el ministerio. El martes, en su primera aparición pública desde el atentado, Erdogan anunció la apertura de una investigación a cargo del Consejo de Inspección del Estado (DDK).

"Hubo sin duda algún error, alguna falla en algún momento. ¿Cuán importante? Eso quedará claro después de la investigación", declaró Erdogan a la prensa. "Si hubo el menor descuido, el primer ministro y las autoridades competentes tomarán las medidas necesarias. Nadie debe tener dudas", dijo.

Desde hace tres días, Erdogan recibe críticas furibundas de sus adversarios que denuncian su responsabilidad en el atentado. El líder del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Selahattin Demirtas, lo acusó de haber descuidado deliberadamente la seguridad de los partidarios de la causa kurda, blanco del atentado del sábado.

Desde el sábado, miles de personas manifestaron gritando "Tayyip assassin" o "Conocemos al asesino", para denunciar la estrategia de la tensión aplicada, según ellos, por el jefe de Estado en vistas a las elecciones del 1 de noviembre. El lunes, el primer ministro islamo-conservador Ahmet Davutoglu designó al EI como "sospechoso número 1" del atentado.

"Según las informaciones recibidas, este ataque terrorista tiene sus orígenes en Siria", dijo el martes Erdogan, quien reafirmó que los "responsables serán llevados ante la justicia". El atentado presenta "similitudes" con el cometido el 20 de enero pasado en Suruç, cerca de la frontera con Siria, en el que murieron 34 personas, dijo.

Los kamikazes del atentado del sábado serían Yunus Emre Alagöz, hermano del autor del ataque suicida de Suruç, y Omer Deniz Dundar, que estuvo combatiendo en Siria, según el diario Hürriyet.

Los dos hombres llegaron a Ankara en la mañana del sábado, horas antes del atentado, provenientes de Gaziantep (sur). Después del atentado, la policía detuvo a 43 personas sospechosas de estar vinculadas al Estado Islámico (EI).

El miércoles 38 personas heridas en el atentado seguían hospitalizadas en una unidad de terapia intensiva.Turquía, acérrimo enemigo del presidente sirio Bashar al Asad, fue acusado durante mucho tiempo de complacencia con los grupos yihadistas.

Sin embargo, después del atentado de Suruç, el gobierno turco efectuó algunos ataque aéreos contra el Estado Islámico (EI), que lo amenazó con acciones de represalia. Por otra parte, las autoridades turcas anunciaron hoy la detención de dos hombres vinculados al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) sospechosos de haber tenido conocimiento previo del atentado en Ankara.

En las elecciones del 7 de junio pasado, el HDP obtuvo 13% de los votos y 80 escaños sobre 550, dejando al partido de Erdogan sin la mayoría absoluta que tenía desde hacía trece años.

Las tensas relaciones entre ambos partidos llevaron a que el gobierno acusara al HDP de "complicidad" con los "terroristas" del PKK, con la esperanza de atraer al electorado nacionalista hostil a los kurdos.

El sábado, pocas horas después del atentado de Ankara, el PKK anunció la suspensión de las operaciones militares hasta el 1 de noviembre, fecha de las elecciones, salvo en caso de "legítima defensa". Sin embargo, desde ese anuncio se registraron algunos enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y las milicias kurdas.