Policía choca con huelguistas en metro de Sao Paulo

A seis días del inicio del Mundial en la metrópolis brasileña, los huelguistas lograron paralizar su suburbano, siendo disperados a golpes y con gases lacrimógenos por los agentes, mientras tres ...
Usuarios del suburbano de Sao Paulo, en la entrada a la estación Ana Rosa, durante la huelga de los trabajadores
Usuarios del suburbano de Sao Paulo, en la entrada a la estación Ana Rosa, durante la huelga de los trabajadores (AFP)

Sao Paulo

La policía dispersó hoy a golpes y con gases lacrimógenos a huelguistas que paralizaron el metro de Sao Paulo, donde se inaugurará el Mundial en seis días, mientras unos tres mil manifestantes bloquearon el tránsito en protesta contra el gobierno.

La huelga parcial e ilimitada del metro, que afecta desde el jueves a millones de personas y ha provocado caos en el tránsito y embotellamientos récord, continuará este sábado por tercer día seguido después de que el sindicato no llegara a un acuerdo con la patronal.

La paralización coloca bajo presión a las autoridades en esta ciudad que acogerá el 12 de junio el partido inaugural del Mundial. El metro es uno de los principales medios para llegar al estadio mundialista Arena Corinthians. Es utilizado por 4.5 millones de personas diariamente.

La huelga afectó también a las decenas de miles de personas que asistieron esta tarde al último amistoso de la Seleçao, contra Serbia, en el estadio Morumbi de Sao Paulo. Los enfrentamientos entre huelguistas y policías tuvieron lugar en la estación Ana Rosa.

"A las 7 am estaba cerrada y muchos usuarios querían ingresar. Se formó un tumulto con los huelguistas y los usuarios y la policía debió intervenir" y lanzar gases, dijo un portavoz de la policía de Sao Paulo a la AFP. La televisión Globo mostró imágenes de huelguistas tomados de los brazos formando un escudo humano, que se negaban a dispersarse hasta que fueron apaleados por policías.

Fuera de la estación donde se produjeron los enfrentamientos, Vanesa Pereira, una empleada de una tienda de 42 años, debió hacer una fila interminable para poder tomar un bus. "Hoy me demoré dos horas en un viaje que normalmente no toma más de 40 minutos. Y ahora no sé cuánto más me voy a demorar aquí", dijo resignada.

Tres de las cinco líneas del metro de esta megalópolis de 20 millones de habitantes operan solo parcialmente desde el jueves. La huelga ilimitada en reclamo de mejores salarios ha provocado embotellamientos récord para las horas de la mañana en ambos días -de 251 km de largo hoy, el mayor en lo que va del año-, agravados además por la lluvia intensa que cae sobre Sao Paulo.

Alrededor de tres mil integrantes de la central laboral Força Sindical, una de las principales de Brasil, bloquearon asimismo el tráfico en una gran avenida céntrica esta mañana, al marchar hasta el Banco Central en Sao Paulo. El sindicato se opone a la política económica del gobierno, "que privilegia el capital financiero", y protesta por el alza de la inflación.

"Nuestro problema no es con la selección (brasileña), vamos a hinchar por ella. Pero el 5 de octubre vamos a mandar a Dilma al infierno", dijo el líder sindical Paulo Pereira da Silva en su arenga a los manifestantes, en referencia a la presidenta Dilma Rousseff, que se juega la reelección en cuatro meses.

El movimiento de trabajadores Sin Techo canceló la protesta que tenía prevista esta tarde durante el amistoso Brasil-Serbia, pero anunció que se unirá a un "acto simbólico de encuentro de luchas" junto a varios sectores en huelga, como los trabajadores del metro y estudiantes y profesores de la Universidad de Sao Paulo.