Policía brasileña allana empresa de un hijo de Lula da Silva

Las oficinas de LFT Marketing Esportivo, firma vinculada a Luis Claudio Lula da Silva, fueron revisadas en el marco de una gran operación en Sao Paulo, Paiui y Maranhao de investigación de fraudes ...
Manifestantes muestran caricaturas de Lula Da Silva como presidiario por la "operación Lava Jato", en Sao Paulo
Manifestantes muestran caricaturas de Lula Da Silva como presidiario por la "operación Lava Jato", en Sao Paulo (AFP)

Sao Paulo

La policía brasileña allanó este lunes las oficinas de la empresa de uno de los hijos del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en una causa que investiga fraudes para perjudicar al fisco.

La operación se realizó en Brasilia y en los estados de Sao Paulo (sudeste), Piaui y Maranhao (noreste) y movilizó a cien agentes que llevaban órdenes de incautar documentos, registros contables y órdenes de aprehensión y prisión preventiva.

"Podemos confirmar que en la dirección de LFT Marketing Esportivo se realizó una búsqueda y aprehensión hoy por la mañana, ejecutada por la policía federal en Sao Paulo, pero no hubo detenciones", dijo a la AFP una asesora de la policía.

La firma vinculada a Luis Claudio Lula da Silva, hijo del ex mandatario que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, aparece involucrada en una investigación sobre un esquema que adulteraba multas tributarias dentro de un organismo público federal, para alivianarlas, lo que habría causado un perjuicio al Estado por 5,900 millones de dólares.

"Esta nueva etapa de la operación indica que un consorcio de empresas, además de promover la manipulación de procesos y juicios dentro del Consejo Administrativo de Recursos Fiscales (CARF), también negociaba incentivos fiscales a favor de empresas del sector automovilístico", señaló la policía en un comunicado.

Los abogados del hijo del expresidente brasileño calificaron como "injustificado" el registro que la Policía hizo hoy a la sede de una de las empresas de su cliente en una operación contra sospechosos de crímenes fiscales.

La empresa "Touchdown Promoción de Eventos Deportivos", del hijo del exmandatario, fue una de las registradas este lunes por la Policía Federal en una nueva fase de la llamada "Operación Zelotes", como se conoce una investigación contra un grupo de fabricantes de automóviles acusados de haber pagado coimas durante el Gobierno de Lula a cambio de ventajas tributarias.

Los agentes que cumplieron el mandato judicial aprehendieron diferentes documentos y archivos digitales en la sede en Sao Paulo de la empresa que se dedica a la organización y promoción del Campeonato Brasileño de Fútbol Americano.

"Así que supieron del registro y de la aprehensión, los abogados de Touchdown y de LFT (las dos empresas de Luiz Claudio Lula da Silva) pidieron a la Justicia y a la Policía Federal acceso a todo el material que justificó la medida, pero no han obtenido respuesta hasta el momento, lo que impide que la defensa pueda adoptar las medidas correspondientes", dice un comunicado.

La operación "es injustificada en la medida en que la empresa registrada no tiene ninguna relación con el objeto de la investigación de la llamada Operación Zelotes", aseguraron. De acuerdo con los defensores, otra de las empresas del hijo de Lula, la "LFT Marketin Esportivo", sí figura entre los blancos de la Operación Zelotes pero, alegaron, igualmente sin justificación.

"Tan solo es necesario observar la fecha de la constitución de esta empresa para concluir que no está involucrada con las sospechas investigadas", dijeron los abogados. La investigación está dirigida a establecer el supuesto pago de sobornos para que el Gobierno aprobara, el 20 de noviembre de 2009, el decreto que prorrogó hasta 2015 una serie de incentivos fiscales al sector automotor.

Según la Fiscalía, algunos fabricantes de automóviles pagaron las coimas para que el Gobierno prorrogara los descuentos tributarios a la fabricación de vehículos, una medida que tenía como objetivo impulsar a un sector considerado como uno de los pilares de la industria brasileña y uno de los que más mano de obra emplea.

La empresa del hijo de Lula fue incluida en la investigación debido a que la firma Marcondes & Mautoni, citada como la intermediaria del pago de sobornos, hizo una transferencia por 2.4 millones de reales (unos 1.45 millones de dólares) en marzo de 2011 a esa compañía de márketing deportivo.

"El decreto citado fue editado en 2009 y la LFT fue constituida en 2011, dos años después. Los servicios para los que Marcondes & Maltone contrató a la LFT fueron prestados entre 2014 y 2015, más de cinco años después, y se limitan al ámbito del márketing deportivo", alegan los abogados.

El comunicado asegura que la empresa del hijo de Lula desarrolló cuatro proyectos de promoción deportiva para Marcondes & Maltone y que el valor del contrato fue contabilizado legalmente por la empresa y los respectivos impuestos pagados.

Entre las personas detenidas por la "Operación Zelotes" figuran Mauro Marcondes Machado, vicepresidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores (Anfavea) y los socios de Marcondes & Mautoni.

La "Operación Zelotes" (falso celo, en español), investiga un sofisticado entramado fraudulento que operaba en el CARF, que se encarga de juzgar en última instancia las sanciones impuestas por el fisco.

Algunos consejeros de ese organismo habrían aceptado y promovido sobornos de grandes empresas que debían abonar millonarias multas a la Hacienda federal a cambio de fallar a su favor en los juicios y rebajar o ahorrarles, así, el pago de los impuestos.

Brasil fue sacudido este año por la revelación de una gigantesca red de estafas en la estatal Petrobras que llevó a prisión a encumbrados empresarios de la construcción, a políticos y a ex directivos de la mayor empresa del país. El propio Lula ha sido llamado a declarar en esa causa en calidad de informante sobre la estafa que costó más de dos mil millones de dólares a Petrobras.

Decenas de legisladores en funciones y políticos son investigados por el llamado "Petrolao", entre ellos el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, rival confeso del gobierno que es acusado de haber ocultado dinero de sobornos en cuentas en el exterior.

Lula, líder en rechazo y voto seguro

De otra parte, el ex presidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) es el político con mayores índices de rechazo y a la vez de voto incondicional, entre los potenciales candidatos más firmes a disputar las elecciones en 2018, reveló un sondeo del Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística, divulgado hoy.

Según los datos, citados por medios locales, el 55 por ciento de los encuestados dijeron que no votarían por Lula "de ninguna manera", lo que representa el mayor índice de rechazo entre todos los nombres evaluados. En mayo de 2014 ese porcentaje era del 33 por ciento.

Pese a que el respaldo al fundador del Partido de los Trabajadores (PT) viene en franco deterioro, el 23 por ciento de los entrevistados dijo que "con certeza" votará por él en caso de que se postule para un tercer mandato.

En mayo del año pasado, eran 33 por ciento los dispuestos a votarlo en caso de que se hubiera postulado en el lugar de la actual presidenta, Dilma Rousseff. También en este caso se trata del mayor porcentaje de "votos seguros" respecto de sus principales hipotéticos contrincantes en 2018.

El senador socialdemócrata Aécio Neves, candidato derrotado por Rousseff en octubre del año pasado, registró el 15 por ciento de "votos seguros" para 2018, mientras que la ex ministra de Medio Ambiente Marina Silva obtuvo el 11 por ciento.

Para las elecciones de octubre de 2014, Silva no logró registrar su agrupación política, Red Sostenibilidad (Redes), por lo que disputó los comicios con el Partido Socialista Brasileño (PSB) -primero como vice y después como candidata a la Presidencia a raíz de la trágica muerte, en un accidente aéreo, del candidato original Eduardo Campos. En la segunda vuelta, la ambientalista apoyó a Neves.

El presente sondeo reveló además un fuerte aumento de electores que dijeron que no la votarían "de ninguna manera". Dicho porcentaje pasó del 31 por ciento en mayo del año pasado, al 50 por ciento en esta ocasión. En el caso de Neves, el porcentaje de los que no lo votarían jamás a él creció del 42 al 47 por ciento en el mismo periodo.

En lo que respecta a votos potenciales, que comprenden el "voto seguro" y el probable, Neves, Lula y Silva empatan técnicamente con el 42, 41 y 39 por ciento, respectivamente.

Según el estudio, la principal conclusión es que el descrédito o rechazo de Lula, aunque creciente, no está siendo capitalizado por ningún otro posible candidato, lo que aumenta la incertidumbre sobre los rumbos de la política brasileña a partir de 2018.