Policía de Hong Kong quita barricadas en un segundo punto

Después de desmontar las barricadas levantadas por los activistas en el perímetro del punto principal ocupado por los activistas en la ex colonia británica, los agentes quitaron otras esta madrugada.
Un activista prodemocracia salta sobre una barricada que bloquea una calle principal de Hong Kong, en la madrugada de este martes
Un activista prodemocracia salta sobre una barricada que bloquea una calle principal de Hong Kong, en la madrugada de este martes (AFP)

Hong Kong

Decenas de policías levantaron este martes barricadas en el segundo punto de manifestaciones prodemocracia en Hong Kong, indicó un periodista de la AFP presente en el lugar.

Unos 150 policías quitaron antes del amanecer las barreras metálicas colocadas por los manifestantes en el barrio comercial de Causeway Bay. Esta intervención se produjo después de que la policía desmontara las barricadas en el perímetro del principal punto ocupado por los manifestantes prodemocracia desde hace dos semanas en el centro de Hong Kong.

Las barricadas de la protesta democrática de Hong Kong se habían reforzado hoy tras un día de intentos enfrentamientos entre opositores y partidarios del movimiento y después de que la policía advirtiera de que las calles tienen que quedar desbloqueadas pronto.

Unas 500 personas a favor de Pekín se enfrentaron este lunes a decenas de manifestantes en el área de Admiralty, desde donde los activistas centralizan las protestas, alrededor de los edificios de la administración gubernamental.

El amplio grupo de opositores a la protesta llegó al mismo tiempo a una de las calles principales tomadas por los activistas, y sus integrantes empezaron a derribar las vallas ante el rechazo de apenas medio centenar de manifestantes democráticos.

"Llegaron de repente, algunos con objetos punzantes y empezaron a cortar los cables que sujetan las vallas. Una vez dentro, empezaron a empujarnos e increparnos", dijo a Efe Jeff Mui, uno de los estudiantes que fue testigo de los altercados. Al mismo tiempo, dos camiones provistos de grúas empezaron a retirar barricadas y tiendas de campaña. Y una decena de taxis trató, sin éxito, de pasar por encima de las barreras.

"La policía no hizo nada por proteger nuestras tiendas y propiedades mientras eran literalmente destruidas", señaló Mar Hoi, otra estudiante local. Los altercados, que duraron cerca de 40 minutos, se saldaron con tres detenidos por posesión de armas peligrosas y asalto. La policía desplazó al contingente pro-Pekín a varios metros de distancia de los manifestantes.

Tras las detenciones, en el área de Admiralty, los activistas se apresuraron a conseguir refuerzos. Decenas de ciudadanos se echaron a las calles para reforzar las barricadas utilizando todo tipo de materiales, incluyendo palos de bambú, cables y rollos de plástico, e instalar más tiendas de campaña, donde permanecen día y noche desde el pasado 28 de septiembre.

En Causeway Bay, los activistas emplearon cemento para reforzar las barricadas tras el anuncio de que esta área va a ser despejada pronto por la policía. A lo largo de dos horas y media, un centenar de activistas estuvieron reforzando las barricadas instaladas en la calle Queensway, donde tuvieron lugar hoy los altercados y que es una de las vías que vertebra el norte de la isla.

A media tarde, las zonas adyacentes a los edificios gubernamentales comenzaron a llenarse de partidarios del movimiento. "Vi las imágenes de los altercados de este mediodía donde los chicos eran avasallados por cientos de personas y vengo ahora a darles apoyo", señaló Jeff Chow, un financiero que se sumó a la concentración tras salir del trabajo.

Mientras, la policía advertía en una rueda de prensa de que los asentamientos en el área de Causeway Bay, una zona de intensa actividad comercial, y de la calle Queensway, serían retirados en breve plazo.

Entre los grupos opositores que incitaron hoy los enfrentamientos se cree que podría haber miembros de las tríadas -las mafias chinas-, después de que la policía diera a conocer que hasta 200 integrantes de estas bandas podrían haber participado en los altercados que tuvieron lugar el pasado 3 de octubre en el barrio de Mong Kok.

En este barrio, de gran densidad de población y muy local, grupos afines a las directrices del Gobierno de Pekín y manifestantes democráticos tuvieron esporádicos enfrentamientos a lo largo de la tarde sin que se produjeran detenciones. Previamente a los altercados de hoy, la policía procedió a retirar algunas de las barricadas en el área de Mong Kok y Admiralty.

La actuación policial, que se llevó a cabo a primera hora de la mañana y sin incidentes, tenía como objetivo aliviar el tráfico en las zonas ocupadas y no de poner fin a las protestas, según explicaron las autoridades en un comunicado. En total, la policía recuperó la actividad en siete carreteras.

Los incidentes ocurrieron en el decimosexto día consecutivo de unas protestas encabezadas por los estudiantes en demanda de un "auténtico" sufragio universal que permita a sus ciudadanos elegir a los candidatos para la jefatura de Gobierno de Hong Kong en 2017.