Policía de EU se declara no culpable por crimen en control de tránsito

El agente Ray Tensing, de 25 años, disparó en la cabeza a Sam Dubose, un hombre negro que se negó a bajarse de su vehículo y que le dijo que no tenía su libreta de conducir.
El ex oficial de policía de la Universidad de Cincinnati, Ray Tensing, en el tribunal en que fue acusado por cargos de asesinato
El ex oficial de policía de la Universidad de Cincinnati, Ray Tensing, en el tribunal en que fue acusado por cargos de asesinato (AFP)

Chicago

El policía que mató a un hombre negro durante un control de tránsito el 19 de julio pasado en Ohio (noreste de Estados Unidos) se declaró hoy "no culpable", un día después de que la fiscalía lo acusara de homicidio.

El juez fijó en un millón de dólares la fianza para el policía Ray Tensing, de 25 años, en una breve audiencia transmitida por televisión, en la cual el uniformado dijo poco y permaneció de pie ante la corte, esposado y vestido con el uniforme de prisión a rayas blancas y negras.

Tensing, un oficial de la policía de la Universidad de Cincinnati, disparó en la cabeza a Sam Dubose, luego de que éste se negara a bajarse de su vehículo y después de decirle al policía que no tenía su libreta de conducir durante un control de tránsito de rutina.

El fiscal del Condado de Hamilton, Joseph Deters, acusó al policía el miércoles de homicidio por cometer un acto "sin sentido" motivado por la ira, según dijo. El uniformado "no estaba hablando con alguien buscado por asesinato, estaba hablando con alguien que no tenía matricula" del vehículo, dijo Deters al anunciar los cargos.

Tensing dijo inicialmente a los investigadores que disparó a Dubose después de que éste intentara escapar llevándose consigo a rastras al oficial. Pero al revisar la grabación que se obtuvo de la cámara que los policías llevan consigo, quedó en evidencia que la vida de Tensing no estuvo en peligro en ningún momento.

El caso se suma a una lista de hechos similares entre negros y agentes de las fuerzas del orden, en los que estos civiles pierden la vida, lo cual ha reactivado el debate en Estados Unidos sobre la discriminación racial.