Polémica tras intento de remplazar busto de Juan Carlos en Barcelona

Una vez que la alcaldesa de Barcelona retirara el jueves un busto del rey Juan Carlos, el líder del grupo municipal del PP y una edil de su partido pusieron simbólicamente un cuadro del actual ...
Dos empleados del Ayuntamiento de Barcelona trasladan el busto del rey Juan Carlos
Dos empleados del Ayuntamiento de Barcelona trasladan el busto del rey Juan Carlos (AFP)

Barcelona

La oposición conservadora del ayuntamiento de Barcelona intentó hoy colocar un retrato del rey Felipe VI en lugar del busto de su padre Juan Carlos, retirado la víspera, generando más polémica sobre los símbolos monárquicos en la ciudad. El gobierno de Mariano Rajoy reprobó la decisión de la nueva alcaldesa de la capital de Cataluña, la activista de izquierdas Ada Colau, y le instó a "respetar la ley".

El hecho tuvo lugar en la tarde del jueves y apareció hoy en las portadas de los principales diarios españoles: dos operarios municipales, uno de ellos encaramado a una escalera, aparecen retirando el busto de bronce del ex monarca, que es introducido en una caja de cartón.

Su destino: "Es posible que vaya al Museo de Historia de Barcelona", expresó el "número dos" del Ayuntamiento, Gerardo Pisarello. El gesto, de fuerte carga simbólica, fue visto como una afrenta por parte del conservador Partido Popular (PP), el de Mariano Rajoy,  que hoy intentó colocar en el mismo lugar, sin éxito, una imagen del actual rey de España, Felipe VI.

El líder del grupo municipal de Barcelona del PP Alberto Fernández y una edil pusieron simbólicamente un cuadro del actual rey de España en una repisa del salón de plenos del ayuntamiento, donde antes se encontraba el busto de Juan Carlos, que abdicó en junio de 2014.

Un adjunto a la alcaldesa de Barcelona, la activista antidesahucios Ada Colau, lo retiró justo después. La retirada del busto pretendía corregir "una anomalía" puesto que Juan Carlos "ya no es jefe de Estado", según la alcaldía. La decisión se produjo solo unas horas después de una visita de Felipe VI a la ciudad y fue criticada duramente por los conservadores.

En el país, la ley obliga a todos los ayuntamientos a colocar una "efigie" del jefe del Estado en un lugar preferente del salón de plenos municipal, ya sea en forma de cuadro, fotografía o escultura.

En ese sentido, la vicepresidenta del gobierno español instó hoy a Colau a "cumplir la ley" y le recordó que su "propia autoridad radica en la Constitución, que reconoce también los símbolos". "Quien quiere una cosa, tiene que respetar el paquete completo", dijo. "Es una falta de respeto institucional y de educación", lamentaron también desde el Partido Socialista (PSOE), el más importante de la oposición en España.

Sin embargo, desde el gobierno municipal de Barcelona argumentan que Juan Carlos I no es ya jefe del Estado español -abdicó en su hijo Felipe hace un año- y que, por tanto, la presencia de su figura, que había sido ubicada allí tras la muerte del dictador Francisco Franco, en 1976, suponía "una situación anómala".

La decisión podría ser, en todo caso, la primera de un plan de actuación más amplio para eliminar otros símbolos monárquicos del Consistorio y de la ciudad de Barcelona, la segunda más grande de España.

"Hemos aprovechamos esta actuación para crear una comisión de estudio de forma inmediata para revisar la simbología monárquica que hay en la ciudad y la falta de otras simbologías que forman parte de nuestra tradición, como es el republicanismo, que creemos que no están representadas debidamente", adelantó el jueves la propia Colau, quien tomó posesión de su cargo el pasado 13 de junio tras ganar las elecciones municipales como candidata de la plataforma "Barcelona en Comú", afín al partido de izquierdas Podemos.

La polémica llega mientras siguen creciendo las tensiones sobre el futuro de Cataluña a dos meses de las elecciones regionales del 27 de septiembre, centradas, a iniciativa del presidente catalán Artur Mas, sobre la cuestión de la independencia.

El rey es el jefe del Estado y símbolo de la unidad del país. "Me parece una tremenda mezquindad", declaró hoy el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo.

En España "hicimos una transición (entre la dictadura y la democracia) que pilotó don Juan Carlos", añadió. "La señora Colau está allí donde está porque la transición tuvo éxito", añadió.

La decisión se argumentó por las "profundas convicciones republicanas" del ejecutivo de Ada Colau que, a pesar de defender el derecho de los catalanes a decidir su futuro, no se posiciona abiertamente por la independencia de la región.

Los dos principales partidos y las asociaciones civiles independentistas presentarán en las elecciones de septiembre una candidatura transversal para conseguir la separación de esta región de España.

El gobierno asegura constantemente que podrán detener sus intenciones. "El Estado de derecho tiene todos los recursos necesarios para restablecer la legalidad vulnerada", dijo hoy el ministro de Asuntos exteriores a la radio Onda Cero.