Podemos prepara una demostración de fuerza en Madrid

El partido de izquierda español, similar al griego Syriza, que gobierna desde esta semana en Grecia, quiere que su manifestación de este sábado sea el inicio del fin para la clase dirigente ...
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en un reciente acto enmarcado en la campaña "Su odio, nuestra sonrisa", en Valencia
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en un reciente acto enmarcado en la campaña "Su odio, nuestra sonrisa", en Valencia (EFE)

Madrid

Alentado por la victoria de su aliado Syriza en Grecia, el pequeño partido español Podemos inicia un 2015 marcado por varias citas electorales con una gran manifestación este sábado en Madrid, prometiendo derrocar a una clase dirigente que considera corrupta.

Creado hace apenas un año, Podemos no podía prever la fecha de las elecciones anticipadas en Grecia ni el éxito de Syriza cuando convocó esta "Marcha del Cambio". Pero el momento no podía ser mejor.

"Llega la esperanza", exclamaba el jefe de la nueva formación, Pablo Iglesias, tras el anuncio de la victoria el domingo de Alexis Tsipras, el nuevo primer ministro griego, al que fue a dar su apoyo durante la campaña electoral. "Ya se escucha el tic tac... la cuenta atrás para Mariano Rajoy", agregaba.

En mayo, Podemos se presentará a las elecciones regionales e Iglesias, profesor de Ciencias Políticas de 36 años y larga melena recogida en una cola de caballo, quiere ganar las legislativas nacionales previstas para finales de año.

En poco meses, esta formación, surgida del entorno de "los indignados" --el movimiento de protesta social que a partir de mayo de 2011 movilizó a multitudes en España contra la austeridad, la banca y la "casta corrupta"--, se puso en cabeza de los sondeos, superando ampliamente al Partido Socialista, principal fuerza de oposición, e incluso a veces a los conservadores del gubernamental Partido Popular.

Este sábado, Podemos está determinado a llenar la Puerta del Sol, la plaza del centro de Madrid donde nació el movimiento de 'los indignados', con manifestantes llegados de toda España, en autocares, trenes y coches, para anunciar el cambio hacia una "política al servicio de la gente y no al servicio de intereses privados".

Pese a la reactivación de la economía española, el desempleo golpea aún a más del 23% de la población activa y la mayoría de habitantes del país vive peor que antes de la crisis. Podemos denuncia "una minoría corrupta que ha protagonizado el mayor saqueo y la mayor desvergüenza de nuestra historia reciente".

Blanco de ataques

Debilitados por los escándalos, los dos partidos tradicionales que gobiernan España en alternancia desde hace casi 40 años concentran sus ataques en estos nuevos actores del tablero político sin experiencia en el poder.

El jefe del gobierno, el conservador Mariano Rajoy, aseguró a los españoles: "No podemos jugar a la ruleta rusa" votando a un partido "que promete la luna e incluso el sol".

Conservadores, socialistas y prensa de todas tendencias denuncian la falta de concreción en el programa político de Podemos, las simpatías de sus dirigentes por el socialismo del difunto presidente venezolano Hugo Chávez y las presuntas irregularidades atribuidas a algunos de sus dirigentes, principalmente en sus trabajos como profesores universitarios.

En respuesta, la dirección de Podemos tomó distancias con las experiencias de Chávez y sus seguidores en América Latina y prometió publicar muy pronto sus declaraciones fiscales para alejar toda sospecha.

Apuesta arriesgada

La manifestación del sábado es atípica porque está convocada por un único partido, aunque sus militantes estén regularmente presentes en las grandes protestas contra la austeridad y la corrupción. "Es una apuesta arriesgada", estima Jose Ignacio Torreblanca, que está terminando un libro sobre Podemos.

Pese a que evitan avanzar una cifra de participación, se arriesgan a hacer en las calles una demostración que esté por debajo de las expectativas, considera. Seguramente buscan disipar la impresión de que sólo existen en la televisión o en las redes sociales y es verdad que "manifestarse juntos crea la sensación que son reales y no sólo virtuales", agrega.

Para este experto del 'think-tank' European Council on Foreign Relations, la imprecisión del programa de Podemos no es una debilidad. "Los electores no se leen los programas políticos de 400 páginas", afirma. Una estrategia exitosa consiste, en su opinión, en presentarse como una fuerza política jóven frente a los viejos partidos con pocas ideas.

"El Partido Socialista en 1982 conseguía una mayoría absoluta increíble bajo el eslogan de 'Por el cambio'", recuerda.