Podemos, dispuesto a ceder ante el PSOE para correr a Rajoy

Pablo Iglesias, líder del partido de extrema izquierda, anunció que está dispuesto a su aspiración de ser vicepresidente si se logra un acuerdo de gobierno con el PSOE de Pedro Sánchez e impedir ...
El líder del PSOE, Pedro Sánchez (i), y el de Podemos, Pablo Iglesias (d), al inicio de su reunión, hoy en el Congreso de los Diputados, en Madrid
El líder del PSOE, Pedro Sánchez (i), y el de Podemos, Pablo Iglesias (d), al inicio de su reunión, hoy en el Congreso de los Diputados, en Madrid (EFE)

Madrid

El líder de Podemos (extrema izquierda), Pablo Iglesias, anunció que está dispuesto a “ceder” y no ser vicepresidente siempre y cuando logre un acuerdo de Gobierno con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que encabeza Pedro Sánchez, para echar del poder a la derecha. De inmediato, el líder socialista le respondió que su objetivo es un Ejecutivo a tres, es decir, que incluya a Ciudadanos (centro derecha).

Tras dos horas de reunión entre ambos líderes, Iglesias compareció ante los medios y lo primero que señaló fue que estaba “contento por el tono cordial” de la charla.

El líder de Podemos afirmó que encontró “voluntad mutua para continuar el diálogo” en lo que supuso la reanudación de las negociaciones entre los dos partidos, después de que Podemos se levantara de la mesa hace un mes a raíz del acuerdo firmado entre PSOE y Ciudadanos que terminó en doble fracaso en la sesión de investidura de Sánchez.

Sin su tono altanero de las últimas semanas, más risueño y menos tenso, Iglesias explicó que se “remanga la camisa” y, a partir de ahora, encabezará el equipo negociador con el PSOE, con el objetivo de empezar a hablar a partir de los programas electorales de ambos partidos, en los que cree que hay “muchos elementos que podrían servir para llegar a un acuerdo”.

Iglesias reiteró que “la vía más posible” para acordar un gobierno para España es una “colación progresista”, un gobierno “a la valenciana” (PSOE-Podemos), y que si su presencia en ese gobierno de coalición progresista supone una dificultad para el PSOE, está dispuesto a ceder y a no estar en ese gobierno.

El líder de Podemos explicó que Pedro Sánchez le dijo que “en su partido causa mucho rechazo” que Iglesias estuviera en ese ejecutivo: “Si el obstáculo soy yo no hay problema, no estaré. En política hay que saber ceder”, mencionó. Sin embargo, dejó abierta la posibilidad de que le sucediera un compañero de su partido.

Además, aseguró que está dispuesto a verse con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, para pedirle que apoye “por activa o por pasiva” que contribuya a ese gobierno progresista que permita dejar atrás las políticas del PP.

El ex profesor de la Universidad Complutense y uno de los líderes de los indignados del 15-M insistió en que su modelo es el gobierno por la vía “del 161”, como se refiere a la posible coalición del PSOE, Podemos, Izquierda Unida y Compromís, porque cree que es “mucho más segura, eficaz y mejor” que “la del 130” (PSOE-Ciudadanos), que es la del acuerdo entre los socialistas y Ciudadanos.

La respuesta de Sánchez

Después de quince minutos Pedro Sánchez habló ante la prensa en la misma sala del Congreso de los Diputados para subrayar que agradecía las nuevas formas y actitud de Pablo Iglesias pero que su apuesta es un gobierno a tres, es decir, PSOE, Ciudadanos y Podemos y subrayó que “aquí lo importantes es poner fin a Mariano Rajoy y al Partido Popular (derecha)”.

Respecto a la renuncia a una hipotética vicepresidencia de Iglesias, que en su momento exigió, el socialista aclaró que “él se propuso solo y él se excluye solo” pero “la noticia hoy es que Iglesias y Podemos han dicho sí a entrar en una negociación con el PSOE y Ciudadanos, ese es el principal avance”, explicó Sánchez.

Asimismo, subrayó que “con todas las cautelas y las dificultades creo que estamos más cerca de ese gobierno del cambio y más lejos de la repetición de las elecciones. El avance es positivo; se vislumbra una opción para que pueda haber un gobierno del cambio y progresista, la cuestión es cómo lo materializamos y ahí está la discrepancia, una discrepancia que hablando, dialogando y negociando espero podamos salvar”, dijo el socialista.

En cualquier caso, Sánchez asumió que parece que “no va a ser posible” que Podemos y Ciudadanos entren el Gobierno y, por eso, apostó por buscar “otras opciones para que ambas se puedan sentir representadas”.

A su juicio, los tres deben ponerse de acuerdo en las medidas que puedan compartir y llevar al Congreso aquellas en las que discrepen para buscar acuerdos parlamentarios. Es lo que ha definido con un “Gobierno parlamentario”.

Mientras que el vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, afirmó que su partido está abierto a buscar “espacios de acuerdo” con el PSOE y Podemos en una mesa de diálogo en la que se hable de contenidos programáticos, pero seguirá rechazando cualquier gobierno que incluya a la formación de Pablo Iglesias.

Iglesias siempre regala libros

Pablo Iglesias, quien siempre que reúne con un político les regala libros o series de televisión (al Rey Felipe le obsequió Juego de Tronos), regaló al candidato socialista a La Moncloa un libro sobre la historia del baloncesto en España que acompaña de una dedicatoria en la que utiliza esta afición, que ambos comparten, como guiño para tratar de recomponer su relación.

“Es bueno empezar por lo que nos une. Un abrazo”, dice el mensaje escrito por Iglesias en el libro, que entregó a Sánchez cuando se encontraron en la entrada del Congreso de los Diputados, ante una gran expectación de los medios de comunicación.