Plantea Raúl Castro nueva integración

El presidente cubano y anfitrión de la segunda Cumbre de la Celac insta a consolidar unidad y comercio regionales “pese a la diversidad” política.
El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y su par cubano ayer en la Celac.
El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y su par cubano ayer en la Celac. (Notimex)

La Habana

El presidente cubano Raúl Castro llamó a los 33 líderes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) a “consolidar la unidad, pese a la diversidad” política de la región, al inaugurar la segunda cumbre de ese bloque que hoy finaliza en La Habana con la voluntad, dijo, de encontrar “un modelo propio” de integración.

“Solo así lograremos que deje de ser realidad el aserto de que la América Latina y el Caribe es la región más desigual del planeta”, dijo Castro a sus pares, entre los que se encontraban los de los cuatro grandes de la región, Brasil, México, Chile y Argentina, de los cuales solo el segundo país mantuvo su respeto a la naciente revolución cubana, en 1959, cuando fue estigmatizada en el continente hace más de medio siglo.

Castro consideró que uno de los problemas actuales de América Latina es no haber aprovechado “los periodos de altos precios de los recursos naturales que exportamos”, y sugirió la creación de “un nuevo paradigma de cooperación” que sea complementario y tome en cuenta los desniveles de desarrollo de los países de área.

“Para ello debemos ejercer plenamente la soberanía sobre nuestros recursos naturales y plantearnos políticas adecuadas en las relaciones con la inversión extranjera, y con las empresas transnacionales que operan en los países de la Celac”, dijo.

También consideró “innegables los beneficios de la inversión extranjera directa para las economías de la región”, pero advirtió que no es admisible que esas empresas registren “el crecimiento desmedido de utilidades que obtienen 5.5 veces en los últimos nueve años”.

En alusión a algunos de los pronunciamientos que se aprobarán hoy,  Castro destacó además el apoyo a la soberanía argentina sobre las islas Malvinas, ocupadas por Gran Bretaña; a la incorporación de Puerto Rico a la Celac como país independiente y a Ecuador en su diferendo con la petrolera Chevron. Subrayó también las condenas al bloqueo de EU  y a la inclusión de Cuba a la lista de países presuntamente promotores del “terrorismo”.

Al concluir las palabras de Castro, en su condición de presidente pro tempore de la Celac, los mandatarios iniciaron una sesión de deliberaciones privadas y desde la tarde se sucedieron los discursos de todos los participantes, en sesiones plenarias.

En paralelo, los presidentes de Chile, Sebastián Piñera y de Perú, Ollanta Humala anunciaron que hablarán hoy sobre el reciente fallo de la Corte Internacional de Justicia sobre el diferendo marítimo que los enfrenta. Se espera que a la reunión asista también la mandataria electa Michelle Bachellet.

A la vez, el presidente de México, Enrique Peña Nieto hará una visita de Estado a Cuba al término de la cumbre, que incluye conversaciones con el presidente Castro en el Palacio de la Revolución.

Gracias al liderazgo de Cuba, la Celac “comienza a proyectarse con mayor fuerza en el mundo”, escribió Peña Nieto en un inusitado artículo que publicó ayer el diario Granma, vocero del gobernante Partido Comunista.

En tanto, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, agradeció a Cuba por apoyar desde hace más de un año el proceso de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (FARC), el cual calificó de “muy importante”.

“El resto de los países de la región nos han venido apoyando también”, añadió Santos, y destacó que ese respaldo es “muy importante” para poner fin “al único conflicto armado que todavía tiene este hemisferio”.