Plan de Obama propone perforación petrolera en el Atlántico

La propuesta prevé licitar áreas ubicadas a más de 80 kilómetros en las costas de Virginia, Carolina del Norte y Sur, y Georgia a empresas a partir del año 2021.
Una plataforma petrolífera estadunidense, en el Golfo de México
Una plataforma petrolífera estadunidense, en el Golfo de México (AP)

Washington

El gobierno de Barack Obama propuso hoy un plan que por primera vez abriría una enorme franja de la costa del Atlántico a la perforación petrolera, a pesar de que las autoridades han restringido la explotación en áreas ecológicamente sensibles en aguas de Alaska.

La propuesta prevé licitar áreas ubicadas a más de 80 kilómetros (50 millas) en las costas de Virginia, Carolina del Norte y Sur, y Georgia a empresas a partir del año 2021, mucho después de que Obama deje su cargo. Durante décadas, las compañías petroleras han tenido prohibido perforar en el Océano Atlántico, donde había una moratoria que venció en 2008.

"Esta es una propuesta equilibrada que dejaría disponible casi 80% de los recursos técnicamente recuperables que no han sido descubiertos, mientras protege áreas que simplemente son demasiado especiales para explotar", dijo en un comunicado la secretaria del Interior, Sally Jewell.

El plan, que abarca posibles ingresos por licitación en el período 2017-2022, atrajo de inmediato reacción desde el Capitolio, donde la senadora Lisa Murkowski, republicana por Alaska, consideró el proyecto una guerra en su estado natal, y donde se espera que los demócratas del noreste presenten sus objeciones más tarde.

El Departamento del Interior emitió hoy un comunicado donde señala que está "estudiando" la licitación en el Atlántico. Para Alaska, el plan deja fuera parte de los mares Beaufort y Chukchi, citando su importancia a los indígenas de Alaska y los delicados recursos ambientales.

A comienzos de 2010, Obama anunció su intención de permitir la perforación de 80 kilómetros (50 millas) en las costas de Virginia, pero el plan se canceló después del derrame petrolero de BP en el Golfo de México. Sin embargo, el gobierno ha permitido mientras tanto a las empresas de gas y crudo explorar en el Atlántico, que es un paso previo a la perforación.

Grupos ecologistas de inmediato criticaron la protesta diciendo que la perforación costera no es más segura después del desastre de hace años de BP.

Los detalles de las áreas autorizadas para las empresas petroleras serán presentados a finales de este año, pero Jewell adelantó que se establecerán estrictos requisitos para evitar accidentes medioambientales en el ecosistema marino y las costas cercanas.

La zona atlántica frente al populoso este de Estados Unidos no cuenta con licencias de explotación, algo que el presidente Barack Obama intentó en 2010, pero canceló abruptamente tras el desastre del pozo Deepwater Horizon, operado por BP en el golfo de México.

La industria petrolera había criticado a la Administración Obama por no abrir a la exploración y explotación zonas costeras controladas por el gobierno federal, que mantiene la prohibición en el 90 por ciento de estas vastas extensiones marítimas.

El anuncio de hoy se da dos días después de que Obama anunciara la intención de crear una gran área protegida en el norte de Alaska y prohibir de ese modo la actividad industrial en una zona donde se sospecha que existen importantes bolsas de petróleo.

Aquella noticia motivó duras críticas republicanas y el anuncio de hoy ha levantado las críticas de algunos senadores demócratas de estados del este de Estados Unidos, que consideran que el riesgo de desastre natural es superior a los posibles beneficios.