“Pintar al Papa como si fuera Superman me resulta ofensivo”

En entrevista defiende la lucha de la Iglesia contra la pederastia.
El 13 de marzo cumplirá su primer año de pontificado.
El 13 de marzo cumplirá su primer año de pontificado. (Max Rossi/EFE)

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco reconoció  que no le gusta que lo idealicen, así lo expresó en una larga entrevista con el diario italiano Il Corriere della Sera en la que dijo que “pintar al Papa como si fuese una especie de Superman, una especie de estrella, me resulta ofensivo”.

El Papa, quien está por festejar su primer año de pontificado, interrogado sobre la franciscomanía que se ha desatado en el mundo tras su elección el 13 de marzo de 2013, por su estilo simple y directo, rechazó su idealización.

“No me gustan las interpretaciones ideológicas, cierta mitología de Francisco. Cuando se dice, por ejemplo, que salgo de noche del Vaticano para darles de comer a los mendigos (...) Jamás se me ocurriría. Sigmund Freud decía, si no me equivoco, que en toda idealización hay una agresión”, afirmó.

“Pintar al Papa como si fuese una especie de Superman, una especie de estrella, me resulta ofensivo. El Papa es un hombre que ríe, llora, duerme tranquilo y tiene amigos como todos. Es una persona normal”, agregó.

En la entrevista, publicada también en el diario argentino La Nación, el pontífice aseguró que acordó con Benedicto XVI su participación activa en la Iglesia.

“No es una estatua de museo”, aseguró Francisco respecto a su predecesor, a quien admira por su “sabiduría”, que es “un don de Dios”.

Confesó que cuando fue elegido “no tenía ningún proyecto para cambiar la Iglesia” y que aplica las sugerencias de los cardenales presentadas durante las reuniones previas al cónclave para la elección del sucesor de Benedicto XVI.

Interrogado sobre temas como bioética y moral sexual, dijo: “Nunca entendí la expresión ‘valores no negociables’. Son valores y basta.

“Lo que tenía que decir sobre el tema de la vida lo dejé por escrito en Evangelii Gaudium”, señaló refiriéndose a su primera exhortación apostólica.

Como anécdota el Papa confesó que tuvo una novia a los 17 años y cuando estaba en el seminario una chica le hizo “girar la cabeza durante una semana. Eran cosas de jóvenes. Hablé con el confesor”, explicó con una gran sonrisa.

La lucha de la iglesia

“Nadie ha hecho más” que la Iglesia católica en la lucha contra la pederastia y “es quizá la única institución pública que se ha movido con transparencia y responsabilidad”, afirmó el Papa.

“Los casos de abusos son tremendos porque dejan heridas profundísimas. Benedicto XVI ha sido muy valiente abrió un camino. En éste, la Iglesia ha hecho mucho, quizás más que nadie”, consideró.

El Comité de Derechos de los Niños de Naciones Unidas publicó el mes pasado un informe muy crítico sobre la actitud del Vaticano en la lucha contra los abusos sexuales a niños, reprochándole que no hubiera hecho obligatorias las denuncias a la justicia en las diócesis y hubiera mantenido en secreto las investigaciones eclesiásticas.