Viaja papa Francisco a Turín y venera la Sábana Santa

Antes de dar su discurso, escuchó los testimonios de una obrera, un empresario y un agricultor, quienes le hablaron de la crisis económica que atraviesa Italia.
El Papa Francisco realizará un discurso ante la Asamblea General del Naciones Unidas donde se espera ejerza presión para que se tomen medidas sobre el cambio climático.
(Shutterstock)

Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco viajó hoy a la norteña ciudad italiana de Turín para venerar la Sábana Santa, el manto que –según la tradición de la Iglesia- envolvió a Cristo al momento de la resurrección.

Poco después de las 8:00 horas locales (6:00 GMT), el avión del líder católico aterrizó en el aeropuerto Torino/Caselle, donde fue recibido por autoridades políticas y religiosas. De allí se trasladó hasta la Plaza Real donde sostuvo un encuentro con el “mundo del trabajo”.

Antes de dar su discurso, escuchó los testimonios de una obrera, un empresario y un agricultor, quienes le hablaron de la crisis económica que atraviesa Italia.

Jorge Mario Bergoglio expresó su cercanía a los jóvenes desempleados y a las personas precarias, pero también a los empresarios, a los artesanos y a todos los trabajadores de los diferentes sectores, sobre todo a los que más les cuesta salir adelante.

“Hoy se reciente la crisis: el trabajo falta, han aumentado las desigualdades económicas y sociales, muchas personas se han empobrecido y tienen problemas con la casa, la salud, la instrucción y otros bienes básicos”, indicó.

“No se puede solo esperar la recuperación. Es necesario que toda la sociedad colabore para que el trabajo sea para todos. (El trabajo) no sólo es necesario para la economía, sino para la persona humana, para su dignidad, para su ciudadanía y para la inclusión social”, añadió.

Terminada esa reunión, el pontífice ingresó a la Catedral de San Juan Bautista y se dirigió a la capilla donde se exhibe la Sábana Santa, ante la cual rezó durante unos minutos.

Tras el recorrido por el templo, se trasladó hasta la Plaza Vittorio donde celebró una misa para miles de personas. Durante el sermón instó a no dejarse paralizar por el miedo.

Aseguró que ante el ser humano que grita “ya no puedo más”, Dios sale a su encuentro y le ofrece su amor, al que cada uno puede sujetarse seguro de no caer.

“¡Cuántas veces nosotros sentimos que ya no podemos más!, pero él está a nuestro lado con la mano tendida y el corazón abierto. Siempre existe el riesgo de olvidar ese amor grande que Dios nos ha mostrado”, insistió.

Al terminar la misa, el obispo de Roma dirigió la oración mariana del Angelus y aseguró que la Sábana Santa “atrae hacia el cuerpo torturado de Jesús y, al mismo tiempo, impulsa hacia el rostro de cada persona que sufre y que es injustamente perseguida”.

Según lo previsto, la vista de Francisco a Turín se extenderá este domingo y el lunes 22. Ese día se convertirá en el primer Papa en visitar un templo de religión Valdense y también se reunirá con un grupo de familiares italianos, para los cuales celebrará la misa y almorzará con ellos.