Pide disculpas separatista de minoría étnica por ataque en China

La televisión estatal mostró este domingo al único atacante que sobrevivió, luego que los otros murieron por las heridas que les causaron los jugadores que se defendieron de la agresión en la ...

Hong Kong

Uno de los asaltantes que perpetraron un ataque en una sala de juegos en el oeste de China, detenido por las autoridades locales en el lugar del incidente, pidió disculpas por la agresión que dejó varios heridos.

La televisión estatal mostró este domingo al único atacante que sobrevivió, luego que los otros murieron por las heridas que les causaron los jugadores que se defendieron de la agresión en la sala, ubicada en la ciudad de Hotan, en la región occidental de Xinjiang.

El agresor arrepentido, identificado como Muer Zhati, señaló que otros miembros de su grupo lo habían convencido para participar en una "guerra santa" y le garantizaron que "podía ir directamente al cielo y no estaría sujeto a un juicio después de su muerte".

Muer, quien fue mostrado en la televisión estatal china con un chaleco naranja de prisionero y esposado, participó en el ataque en un sala de un antiguo y popular juego de mesa chino, conocido como mahjong, reportó el diario South China Morning Post.

El pasado 15 de junio, Muer Zhati, quien fue presentado como un miembro de la minoría separatista uigur, atacó con una hacha, junto con otros dos cómplices, a decenas de personas que acudieron a una sala de juegos en Hotan.

Los jugadores lograron defenderse y persiguieron a los asaltantes que intentaron huir, hasta que los alcanzaron y los sometieron a golpes. Sólo uno de ellos sobrevivió.

Los otros dos atacantes resultaron gravemente heridos y murieron posteriormente, dijeron las autoridades. Cuatro civiles resultaron heridos.

La policía señaló que la banda había sido influenciada por ver videos de extremistas religiosos islámicos en el extranjero, informó CCTV.

Muer acotó que el jefe de la banda lo convenció de participar en la realización de la yihad, o guerra santa, sin embargo, ahora estaba arrepentido de su comportamiento y si sale de la prisión se hará cargo de sus padres.

La televisión CCTV sostuvo que la confesión de Muer Zhati "llegó demasiado tarde y lo que se espera para él ahora será el castigo estricto de la ley".

El incidente siguió a una serie de enfrentamientos violentos y varios ataques en los últimos meses que el gobierno atribuye a terroristas del grupo étnico uigur, de religión musulmana.

Un atentado suicida el mes pasado mató a 39 personas en un mercado de verduras en la capital de Xinjiang, Urumqi, región donde habita la minoría musulmana uigur, que lucha por una mayor autonomía de Pekín.

La policía china mató ayer a 13 atacantes en Xinjiang, después de que estrellaron un coche en una estación de la policía local y detonaron varios explosivos, dijo la agencia estatal de noticias Xinhua.

Las autoridades de Xinjiang han detenido a decenas de sospechosos en las últimas semanas por difundir propaganda extremista, posesión de armas prohibidas y otros delitos.

Activistas uigures aseguran que el resentimiento público contra Beijing es alimentada por una afluencia de colonos de la mayoría Han, la privación de derechos económicos y restricciones onerosas sobre las prácticas religiosas y culturales uigures.

China asegura que ha hecho grandes inversiones para impulsar la economía de la región y mejorar los niveles de vida.

Durante los últimos cinco años el número de víctimas relacionadas con enfrentamientos entre las autoridades y estos grupos o por ataques terroristas se sitúa alrededor de 400.