Pide La Habana a EU cesar las “acciones encubiertas”

Cuba señala que la "red social alternativa" desarrollada en su territorio por Estados Unidos refleja el "método de guerra no convencional" que Washington pretende realizar en la isla.
La operación, auspiciada por la Usaid,  llegó a tener más de 40 mil clientes cubanos.
La operación, auspiciada por la Usaid, llegó a tener más de 40 mil clientes cubanos. (Franklin Reyes/AP)

La Habana

Cuba instó a Estados Unidos a "cesar en las acciones ilegales y encubiertas" en su contra, en la primera reacción oficial tras la revelación hecha por la agencia AP de un proyecto encubierto de Washington para desatar en la isla una revuelta popular al estilo de la primavera árabe.

El diario Granma reprodujo ayer la posición cubana, al tiempo que dijo que el informe de la agencia Associated Press evidencia la aplicación, por parte de la Casa Blanca, del "método de guerra no convencional" del ejército estadunidense, contra cualquier gobierno "que no le convenga".

La agencia estatal cubana Prensa Latina reportó en tanto desde Madrid que la empresa española Lleida.net —vinculada al proyecto estadunidense— expresó ayer "su disposición a facilitar la información necesaria" al respecto, aunque negó haber participado "de forma activa".

"Si en algún momento alguno de los usuarios de Lleida.net ha cometido algún tipo de acto ilícito, Lleida.net está, como lo ha estado siempre, a disposición de las autoridades competentes para facilitar la información necesaria siempre por los cauces legalmente establecidos", puntualizó la entidad.

La AP informó el jueves que entre 2009 y 2012, Washington desarrolló una red social clandestina con acceso a medio millón de celulares cubanos, a fin de reproducir en la isla los acontecimientos que estremecieron a Túnez, Egipto y Libia en la llamada primavera árabe, que aglutinaron manifestaciones de civiles contra los gobiernos de dihas naciones.

Según la AP, la operación involucraba empresas fantasmas, cuentas bancarias en paraísos fiscales y llegó a tener "más de 40 mil clientes" cubanos, que desconocían que el proyecto era manejado por la Agencia Internacional para el Desarrollo de EU (Usaid), subordinada al Departamento de Estado.

La Casa Blanca confirmó el jueves la existencia del Twitter cubano, pero negó que fuera un proyecto encubierto.

No obstante, la cancillería cubana consideró que los informes de la AP "demuestran una vez más que el gobierno de EU no ha renunciado a sus planes subversivos contra Cuba (...), a los que continúa dedicando proyectos multimillonarios cada año".

Por su parte, la televisión estatal dedicó ayer su principal espacio de opinión —La mesa redonda— a profundizar en el tema, y un funcionario de la empresa de telecomunicaciones ETCSA dijo que, pese a las acciones de EU, esa entidad estatal seguirá ampliando las capacidades de internet y telefonía celular.

Funcionarios cubanos consultados por MILENIO dejaron entrever, además, que el proyecto estadunidense "no era del todo desconocido" por las autoridades de la isla.

En ese contexto, Granma comentó que "el escándalo destapado por las revelaciones de AP corrobora la alerta que hiciera" el presidente Raúl Castro, quien recientemente denunció que la Casa Blanca está llevando a práctica de Estado "los métodos de Guerra no Convencional recogidos por la Circular de Entrenamiento 18-01 del ejército de EU".

El mandatario cubano hizo la denuncia al referirse a los acontecimientos en Ucrania y Venezuela, y dijo que "estos hechos confirman que dondequiera que haya un gobierno que no convenga a los intereses de los círculos de poder en EU y algunos de sus aliados europeos, se convierte en blanco" del manual de Guerra no Convencional.

Defienden éxito

Estados Unidos defendió el éxito del Twitter cubano que promovió en la isla y que alcanzó hasta 70 mil usuarios según Mark Feierstein, subdirector de la Agencia Estadunidense para el Desarrollo Internacional (Usaid).

"Cuando uno trabaja en un ambiente represivo como Cuba, tiene la obligación de proteger a la gente que está apoyando, porque los cubanos se arriesgan al comunicarse entre ellos", justificó Feierstein.

El funcionario señaló la falta de información en la isla y agregó que "lo que estamos haciendo, y es bien sabido, son programas por la democracia debido al ambiente represivo que hay allí".