Afectan ataques rebeldes producción de petróleo en Colombia

Por los ataques ocho mil barriles están diferidos diariamente

Bogota

Los ataques rebeldes a los oleoductos en distintos puntos de Colombia tienen estancada la producción de petróleo de ocho mil barriles diarios, denunció el presidente de la petrolera Ecopetrol, Javier Gutiérrez.

En declaraciones a la edición digital del diario El Tiempo, el directivo afirmó que "por causa de los atentados están diferidos ocho mil barriles diarios, un poco más que el trimestre anterior, cuando estuvimos en unos seis mil barriles acumulados".

Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) arreciaron sus ataques en octubre pasado contra los oleoductos Transandino y Caño Limón Coveñas, sin causar víctimas pero sí daños.

Los sabotajes, la mayoría de ellos en las fronteras de este país con Ecuador y Venezuela, provocaron además del derrame de una gran cantidad de crudo una afectación al medio ambiente por la contaminación de importantes afluentes.

Pese a sus efectos, Gutiérrez espera que el último trimestre de 2013 sea clave para la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), toda vez que buena parte de sus esfuerzos estarán concentrados en cumplir su meta de producción.

Aseguró que, ante una mayor producción de Canadá y el camino hacia la autosuficiencia de Estados Unidos, se intensificó el desarrollo de otros mercados, donde el asiático podría ser clave.

"El acumulado de producción del año está en 791 mil barriles por día; entonces, hay que hacer el esfuerzo para cumplir la meta al final del año. En cuanto a los precios, nos movemos buscando colocar las ventas a la mejor condición", apuntó Gutiérrez.

Por ello, "en la canasta de todos los crudos, en general vamos a estar en un precio de entre 95 y 100 dólares, más hacia este último. De todas maneras, nuestro precio presupuestado está en los 85 dólares por barril", explicó.

Sobre los destinos de exportación, informó que se comenzaron a desarrollar posiciones más fuertes en el mercado asiático, "teniendo en cuenta que los riesgos sobre el mercado de Estados Unidos están aumentando también por la mayor oferta canadiense".