Petro llama a "huelga general" en Colombia

El destituido alcalde de Bogotá respondió a su destitución por el presidente, Juan Manuel Santos, que rechazó las medidas cautelares que dictó en su favor la Comisión Interamericana de Derechos ...
Gustavo Petro se dirige a sus seguidores desde el balcón del ayuntamiento en Bogotá
Gustavo Petro se dirige a sus seguidores desde el balcón del ayuntamiento en Bogotá (AFP)

Bogotá

El destituido alcalde de Bogotá, el ex guerrillero Gustavo Petro, convocó esta noche a una "huelga general" desde el balcón de su despacho, en rechazo a la decisión del presidente Juan Manuel Santos de decretar su remoción. "De manera pacífica el pueblo colombiano debe ir a la huelga general por la Asamblea Constituyente y la paz en Colombia", dijo Petro en un enérgico discurso desde la sede de la alcaldía, en el centro de Bogotá, frente a unos 1,500 simpatizantes.

Elegido en 2012 para un período de cuatro años, Petro fue separado del cargo tras una ardua batalla legal originada en la decisión que adoptó en diciembre la Procuraduría, el órgano encargado de sancionar a los funcionarios públicos en Colombia. El jefe de ese organismo, Alejandro Ordóñez, había ordenado entonces su destitución al tiempo que lo inhabilitó políticamente por quince años a raíz de una polémica reforma al sistema de recolección de basuras, tras lo cual el alcalde inició una lucha jurídica para suspender esa decisión.

Santos decretó hoy la remoción de Petro, como dispuso la justicia colombiana el martes tras fallar en contra del alcalde, en lugar de acoger las medidas cautelares que dictó en su favor la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también la víspera. "Este gobierno no es capaz de aceptar las decisiones del pueblo, ni las decisiones de la justicia, como en el día de hoy ha demostrado", dijo Petro al justificar su llamado a "un paro nacional".

En su lugar Santos designó como alcalde encargado al ministro de Trabajo, Rafael Pardo. El líder izquierdista, de 53 años, consideró la decisión de Santos como "un golpe de Estado" a la ciudad, y convocó a sus simpatizantes a movilizarse para presionar por una Asamblea Constituyente que cambie la Constitución vigente desde 1991.

Asimismo, advirtió sobre el efecto negativo que tendrá su salida en el proceso de paz que negocia Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), una guerrilla comunista, y con el cual busca la desmovilización de miles de combatientes y su eventual participación política. "La democracia y la paz en Colombia se respeta, y la haremos respetar", afirmó el alcalde destituido. Al final de su discurso parte de los manifestantes abandonaban la plaza de Bolívar sin que se presentaran choques con la policía.